En los últimos días se ha visto un ajuste en los mercados bursátiles del mundo y, por supuesto, en México, lo que ha inquietado a los inversionistas que invariablemente se preguntan: ¿invierto o no invierto? ¿La Bolsa seguirá cayendo? ¿Cómo cerrará el índice en el 2013?

Para responder estas preguntas, valdría la pena tener presentes algunos aspectos relevantes de la inversión en Bolsa. Lo primero y más importante es que debe de tener un carácter de largo plazo y los recursos canalizados no deben de tener un uso alterno, es decir, no se debe de invertir en Bolsa cuando se tiene la expectativa de requerir esa inversión para comprar dentro de unos días o meses un auto o una casa.

En el 2012, el Índice de Precios y Cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores registró un alza de 17.88%, rendimiento que se compara favorablemente con el otorgado por los Cetes, que en el mismo lapso fue de 3.8 por ciento. Sin embargo, el rendimiento de la Bolsa fue superior (26.5%), si lo vemos en términos de dólares, debido a la apreciación del peso frente al dólar.

Calculado de esta forma, podemos tener una idea más clara del rendimiento de la Bolsa frente a otras alternativas de inversión para el 2012. Por encima de la Bolsa destaca el DAX de Alemania, con un rendimiento de 31.5%, el Hang Seng de Hong Kong, 23%; el Dow Jones de Estados Unidos, 6.36%; el Merval de Argentina, 1.4%; el BOVESPA, -2.3%, y el peso frente al dólar, -6.8%; sin lugar a dudas, el dólar ha sido la peor alternativa de inversión.

Pero con una perspectiva de mayor plazo, la Bolsa de valores sigue siendo la mejor opción de inversión. En los últimos 10 años, considerando los últimos cinco que ya lleva esta crisis económica mundial, la Bolsa ha otorgado un rendimiento de casi 600 por ciento. En el 2003, el 2004, el 2006 y el 2009, el rendimiento fue superior a 40% y en el peor año, el 2008, la caída fue de 24%, lo que demuestra que la consistencia, la disciplina y la visión patrimonial de la inversión permite superar movimientos negativos, como en el 2008.

Pero ¿por qué hay entonces tanta inquietud respecto de la Bolsa? La respuesta tiene dos vertientes. Por un lado, la incertidumbre respecto de la desaceleración de la economía global ha sido fuente de volatilidad en los mercados financieros y, por otro lado, el mercado de valores de nuestro país presenta valuaciones altas, elemento que obliga a la prudencia en cuanto al rendimiento potencial estimado para el 2013.

En relación con este último punto, hay que indicar que hasta hace unos días el múltiplo FV/EBITDA se ubicaba en 10.74 veces, su nivel máximo de 10 años. De esta forma, la posibilidad de que se presenten resultados financieros débiles con valuaciones altas ha derivado en un ajuste en el principal indicador bursátil.

A pesar de este contexto, es altamente probable que el Índice de Precios y Cotizaciones se ubique al cierre del 2013 en 49,000 puntos, lo que implica una rentabilidad de 9%, inferior al registrado en el 2012, pero lo doble de la tasa que actualmente ofrecen los Cetes.

Es probable que continúe este proceso de ajuste de la Bolsa, pero me parece que esto debe de ser visto como una oportunidad para participar en este instrumento en condiciones más favorables. En el mundo, hay una gran liquidez derivada de los programas de estímulo monetario que se han instrumentado para dar impulso a la actividad económica global y estos recursos están buscando países que tengan dos condiciones: alto potencial de crecimiento y sólidos fundamentos económicos.

México cuenta con estos atributos, lo que permite anticipar que los flujos a nuestro país en forma de Inversión Extranjera Directa y de cartera continuarán a lo largo del año. Esto podría acotar el ajuste de la Bolsa y hacer que el regreso sea más rápido de lo anticipado.

De esta forma, me parece que atendiendo al carácter patrimonial y de largo plazo de la Bolsa, estos ajustes, por demás sanos, representan una extraordinaria oportunidad para participar de las bondades del mercado bursátil, sin olvidar un principio básico de las inversiones: no poner todos los huevos en una sola canasta.?

*Manuel Guzmán M. es director ejecutivo de Administración de Portafolios y Análisis y Estrategia Económica de Grupo Financiero Ve Por Más.