El director general de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), José Oriol Bosch, consideró que en este periodo de elecciones los inversionistas han antepuesto la estabilidad macroeconómica del país, lo que se refleja en una menor volatilidad a la proyectada por analistas y en mayor financiamiento.

Agregó que la expectativa era ver al S&P/BMV IPC, el principal índice de la BMV, por debajo de los 47,000 puntos y se pronosticaba un tipo de cambio operando en 24 pesos, sin embargo, cotiza debajo de 20 pesos.

El índice cerró en 46,908.94, acumulando un rendimiento de 5.2% en junio, recortando la caída de 4.95% del 2018. En el primer trimestre, la pérdida fue de 6.54%, la peor desde el segundo tercio del 2013.

José Oriol Bosch señaló que los fundamentales de la economía son sólidos, la Inversión Extranjera Directa se mantiene estable, el financiamiento en el mercado ha crecido en el año y los inversionistas están viendo atractiva la valuación de las empresas de la BMV.

A unos días de celebrarse las elecciones en México, dijo, las colocaciones en el mercado de capitales continúan. En esta semana se listó un Certificado de Proyectos de Inversión (Cerpi) y hoy es el debut de Fibra Educa, el fideicomiso de inversión en bienes raíces especializado en el sector educativo. También se espera la emisión del fibra de U-Storage, enfocada a la renta de bodegas.

“Todo el financiamiento que buscan  con las colocaciones no es de aquí al 1 de julio, sino para el mediano y largo plazo”, sostuvo.

“La volatilidad existe, pero hay dos formas de verla, una como amenaza y se frena el apetito de riesgo y el otro como una oportunidad que buscan aprovechar”, dijo el directivo.


judith.santiago@eleconomista.mx