La indefinición política en Grecia, los problemas de la banca española y las pérdidas de JP Morgan anunciadas al cierre de la semana pasada serán el foco de atención de los mercados hacia la semana que hoy inicia y los especialistas no esperan que se vea algún rebote en el corto plazo.

Las bolsas se están enfrentando a un entorno adverso, hay que mantener cautela y tener calma, tal vez el periodo de ajuste no termine pronto , advirtió Invex en una nota. La semana inicia con la reforma financiera española en la mesa y la imposibilidad del gobierno de Grecia para conjugar una coalición, según la última información.

A ello se suma la culminación de información corporativa en Estados Unidos y el inicio del verano. La ausencia de novedades corporativas y el nerviosismo político-económico se alinean con la temporada de verano, la cual estadísticamente ofrece un periodo de rendimientos relativamente menores y una operatividad también reducida , explicó Banorte-Ixe. Si bien no es una regla escrita, es un efecto estacional que vale la pena tener en cuenta, agregó el grupo financiero.

No obstante, si bien los reportes corporativos están en su última etapa en Estados Unidos, al cierre de la semana el anuncio de las pérdidas de JP Morgan marcó el rumbo del sector financiero. La firma indicó que enfrentará una inesperada pérdida luego de que fallara una estrategia de cobertura. En este sentido, el tono de los mercados también va a estar guiado por las noticias que tengamos alrededor de JP Morgan , mencionó Alejandro Pavón, director de Ventas y Operación de Interbolsa Securities en Miami, a Reuters.

En México, el IPC podría no mostrar mayores cambios en el corto plazo con señales bajistas ante la aversión al riesgo en Europa, con una banda de soporte entre 38,400 y 38,000 puntos, según estimó Roberto Galván, analista técnico de Actinver. El IPC parece resistir más por el reciente repunte de América Móvil , pero la debilidad se mantiene y es posible que incluso caiga por debajo de 38,000 puntos, agregó Invex.

En lo que toca al tipo de cambio, Galván destacó el rebote del dólar por encima de 13.53 pesos al cierre de la semana, con lo que los nuevos techos se encuentran entre 13.65 y 13.80 unidades.

Banorte-Ixe es menos optimista y estima que ante un entorno de mayor cautela y nerviosismo por Europa, y con el potencial de alzas de la volatilidad , el tipo de cambio alcance niveles entre 13.70 y 14.00 pesos por dólar en las siguientes semanas.

BOLSAS SUMAN SEGUNDA ?SEMANA DE BAJAS

Los principales índices en Wall Street sumaron su segunda semana de bajas. El Dow Jones acumuló pérdidas semanales de 1.7%, su peor semana del año, mientras que el S&P cedió 1.2% y el Nasdaq 0.8 por ciento.

El viernes, el sector financiero estadounidense registró una caída de 1.2%, arrastrado principalmente por el desplome de 9.3% de los títulos de JP Morgan tras el escándalo de los errores en posturas de derivados.

En Europa, el Stoxx 600 perdió 0.4%, también su segunda semana de bajas, mientras que el Ibex-35 en Madrid acumuló un repunte semanal de 1.74 por ciento.

En México, el IPC acumuló una caída semanal de 1.32% para concluir el viernes sobre 38,888.79 puntos, tras haber rozado en días anteriores los 40,000 puntos. El peso se depreció 2.98% al cerrar el viernes sobre 13.5370 unidades por dólar.

CALIBRARÁ REFORMA FINANCIERA

ESPAÑA SALE A COLOCAR DEUDA

Este lunes, el Tesoro español emitirá letras a 12 y 18 meses, un papel que no emite desde el pasado 17 de abril, cuando colocó más de lo previsto pero a tasas más elevadas.

Además, el jueves se someterá a un nuevo examen al subastar obligaciones con cupón 4.40% y vencimiento al 31 de enero del 2015, bonos con cupón 3.25% a 30 de abril del 2016 y obligaciones con cupón 4.00% a 30 de julio del 2015.

La subasta del lunes servirá para calibrar la reforma financiera que presentó el viernes el gobierno, que obliga a la banca a destinar otros 30,000 millones de euros para proveer créditos al sector inmobiliario que aún no registran incidencias de pago.

Pese al empeño del gobierno por reducir la incertidumbre, los detalles de la reforma no consiguieron calmar a los mercados, afectados también por la nacionalización de Bankia y las dudas de Bruselas sobre la capacidad de España de cumplir sus objetivos de consolidación fiscal.

ana.valle@eleconomista.mx