NUEVA YORK - Los inventarios de crudo en Estados Unidos subieron muy por encima de lo estimado la semana pasada debido a una recuperación de las importaciones y una baja en la actividad de las refinerías, mostró este miércoles un informe de la gubernamental Administración de Información de Energía.

Las existencias de crudo crecieron 3.56 millones de barriles en la semana al 20 de enero, a 334.77 millones, frente a una previsión de alza de 800,000 barriles. La cifra fue menos que el incremento de 7.3 millones de barriles reportado el martes por el Instituto Americano del Petróleo (API).

La gubernamental EIA informó además que los inventarios de destilados cayeron 2.46 millones de barriles, a 145.55 millones. El mercado estimaba que los niveles no cambiarían.

Las reservas de gasolina cayeron 390,000 barriles, a 227.13 millones, frente a las expectativas de un avance de 1.9 millones.

John Kilduff, socio de Again Capital, en Nueva York dijo que "el reporte parece mixto con una caída en las reservas de destilados contrarrestando el gran aumento en los inventarios de crudo. No obstante, la demanda de gasolina continua siendo débil marcadamente año tras año en un periodo de cuatro semanas".

"También tenemos otro declive en la demanda de destilados esta semana. El descenso en la utilización de refinerías muestra que la industria se esa moviendo para ajustarse al débil ambiente de demanda, por lo que continuará siendo un aliciente para los precios de los productos", agregó.

La demanda de combustible siguió débil, con el consumo de gasolina en las últimas cuatro semanas alcanzando su menor nivel desde febrero del 2002.

En las cuatro semanas al 20 de enero, la demanda de destilados cayó 2% respecto al año pasado.

La existencias en Cushing, punto de entrega de los contratos de futuros del petróleo estadounidense, subieron 374,000 barriles, a 28.65 millones.

Los futuros del crudo estadounidense recortaron sus pérdidas tras los datos y luego pasaron a terreno positivo.

ros