Nueva York - Los inventarios de petróleo en Estados Unidos subieron fuertemente la semana pasada por mayores importaciones, mientras que los de gasolina y destilados cayeron más de lo esperado, mostró el miércoles un informe de la gubernamental Administración de Información de Energía.

Los inventarios comerciales de crudo crecieron en casi 6 millones de barriles en la semana al 25 de enero, alentados por un incremento de 1.9 millones de barriles en la costa estadounidense del Golfo de México.

Analistas encuestados por Reuters previeron un incremento de 2.6 millones de barriles en las existencias.

Las existencias comerciales de crudo en la costa oeste de Estados Unidos subieron casi 1.7 millones de barriles y los de la costa este aumentaron en casi 1.4 millones de barriles.

Además, los inventarios no comerciales de crudo en la Reserva Estratégica de Petróleo aumentaron en 200,000 barriles.

Las reservas de crudo en Cushing, Oklahoma, el punto de entrega de los contratos estadounidenses, aumentaron en 284,000 barriles, a 51.7 millones de barriles.

El incremento se produjo por un alza en las importaciones de crudo en 338,000 barriles por día a poco más de 8 millones de bpd.

Los inventarios de gasolina bajaron 956,000 barriles, a 232.3 millones, cuando el mercado esperaba una baja de 100,000 barriles. Un incremento de 1.2 millones de barriles a lo largo de la costa este del país fue contrarrestado por declives en otras regiones.

Las existencias de gasolina en la costa este han aumentado más de 10 millones de barriles desde inicios de noviembre. Con casi 55.2 millones de barriles, las existencias en la costa este de Estados Unidos se ubica a su nivel más alto desde abril del 2012.

Los inventarios de gasolina en la costa oeste cayeron en 1 millón de barriles.

Las existencias de destilados retrocedieron 2.32 millones, a 130.62 millones con respecto a la baja de 1.1 millones que aguardaban analistas.

Los inventarios en la costa este y el medioeste de Estados Unidos cayeron en 1 millón de barriles en cada región.

Las reservas de combustible para calefacción declinaron en 600,000 barriles, con los inventarios en la costa este, el mayor mercado de combustible para calefacción, cayendo 680,000 barriles en medio de un clima más frío en la región.

El descenso en las existencias de productos refinados vino después de un incremento de 1.4% en la utilización de refinerías a nivel nacional, al 85% de la capacidad.

Los futuros del crudo en Estados Unidos y del Brent subían inicialmente tras los datos de EIA, pero se mostraban volátiles.

EGV