Las existencias de crudo en Estados Unidos presentaron un declive en la última semana, mientras que los inventarios de gasolina aumentaron, informó la gubernamental Administración de Información de Energía (EIA).

Los inventarios de petróleo cayeron en 2 millones de barriles en la semana que culminó el 25 de septiembre a 492.4 millones. Analistas encuestados por Reuters esperaban un incremento de 1.6 millones de barriles.

Las existencias de crudo en el centro de distribución de Cushing, Oklahoma, subieron en 1.8 millones de barriles.

Las existencias de gasolina se incrementaron en 683,000 de barriles. Analistas consultados por Reuters esperaban una caída de 1.1 millones de barriles la semana pasada.

Dudan que aumente producción

Es improbable que la OPEP aumente su producción petrolera tal y como tiene planeado a partir de enero del próximo año, ya que podría significar añadir más presión bajista a un mercado ya débil, dijeron destacados operadores.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo tiene previsto reducir sus recortes de producción en 2 millones de barriles por día en enero. La OPEP y otros productores anunciaron reducciones históricas de bombeo en marzo ante el colapso de la demanda de combustible por los confinamientos para frenar la propagación del Covid-19.

“No creo que la OPEP aumente la producción en enero (...) Si lo hace, el mercado le pondrá a prueba a la baja”, dijo Pierre Andurand, fundador y presidente de inversión de Andurand Capital, en el FT Global Commodities Summit.

Tanto Andurand como el copresidente de petróleo de Trafigura, Ben Luckock, prevén una recuperación de los precios del crudo al final del año próximo solo hasta los 50 dólares por barril desde los 40 actuales.