Shanghái - Las existencias de cobre en los depósitos supervisados por la Bolsa de Futuros de Shanghái avanzaron a su punto más alto en casi 10 años, mostraron unos datos este viernes.

El incremento se debió a que los operadores trasladaron el metal a China, el principal consumidor mundial de cobre, con la expectativa de que la demanda subiría tras el año nuevo chino.

El apetito de los consumidores chinos por el cobre, usado en las industrias de energía y construcción, sigue débil por ahora debido a la desaceleración del crecimiento económico ante una menor demanda de exportaciones de las economías de Occidente, afectadas por los problemas de la deuda.

Pero muchos analistas esperan que la demanda aumente en el segundo semestre, debido a que se prevé un mayor crecimiento económico de China.

Las existencias de cobre en Shanghái subieron 9.6% a 217,142 toneladas esta semana, mostraron datos semanales publicados por la bolsa, el mayor nivel desde el 4 de agosto del 2002.

"Los elevados inventarios reflejan la lenta demanda de cobre en medio de la desaceleración económica en China y las excesivas importaciones en los últimos siete meses del 2011 en ese país", dijo Cai Luoyi, director de investigación de Shanghai CIFCO Futures.

"Los elevados inventarios ya ejercen un impacto negativo en las importaciones de cobre de China en lo que va de este año y es probable que la tendencia continúe en el primer semestre o incluso más tiempo", agregó.

China es el principal consumidor mundial de cobre, representando alrededor de 40% de la demanda refinada el año pasado.

Los inventarios han aumentado debido a que hay compañías chinas con una situación financiera ajustada que importan material que no necesitan de inmediato, sólo para obtener un mejor acceso al crédito.

Las existencias en Shanghái han aumentado desde fines del año pasado, dado que un volumen récord de importaciones chinas en diciembre ingresó a los almacenes.

Es probable que China importe una menor cantidad de cobre refinado del mercado al contado en febrero y marzo, debido a las abundantes existencias y la débil demanda, que también están afectando a los precios en Shanghái, dijeron fuentes de la industria esta semana.

ros