El gigante estadounidense de los microprocesadores Intel reportó una baja del 13% de su beneficio neto en 2013, hasta ubicarse en los 9,600 millones de dólares, en el marco de una crisis persistente en el mercado de los PC que, no obstante, la industria muestra "signos de estabilización".

En el cuarto trimestre, el beneficio neto interanual de Intel avanzó un 6% a 2,600 millones de dólares, pero el beneficio por acción, que sirve de referencia a Wall Street, creció a 52 centavos, uno menos de lo previsto los analistas.

El volumen de negocios, por su parte, retrocedió 1% en el año, a 52,700 millones de dólares, pero avanzó 3% en el cuarto trimestre, a 13,800 millones de dólares, ambos niveles conformes a las previsiones de los analistas.

nlb