El gigante estadounidense de los semiconductores Intel mejoró sus previsiones anuales de resultados luego de presentar ganancias trimestrales por encima de lo esperado gracias a un aumento de la demanda de componentes electrónicos por la pandemia de Covid-19.

La digitalización de todos los productos se acelera, creando una enorme oportunidad de crecimiento para nuestra empresa y nuestros clientes", destacó el director general de Intel, Pat Gelsinger, en un comunicado.

El grupo prevé una facturación de 77,600 millones de dólares en el año, frente a 77,000 millones de su previsión anterior, y ganancias de 4.80 dólares por acción frente a 4.60 anteriores.

En el segundo trimestre su facturación fue de 19,600 millones de dólares, con una ganancia neta de 5,100 millones, similar al segundo trimestre de 2020.

Por acción la ganancia fue de 1.28 dólares, más que los 1.06 dólares esperados por los analistas.

El título Intel perdía 1.9% en los intercambios electrónicos fuera de hora en la bolsa de Nueva York.