La cementera mexicana Cemex, una de las mayores del mundo, reportó este jueves una reducción de su pérdida neta en el cuarto trimestre de 2018 debido a menores gastos e impuestos, aunque el resultado no cumplió con las expectativas de los analistas.

La pérdida neta de Cemex, con operaciones en más de 50 países, fue de 37 millones de dólares, frente a un resultado negativo de 105 millones de dólares registrado entre octubre y diciembre de 2017. Analistas esperaban una ganancia de 136 millones de dólares, según un sondeo de Reuters.

Durante el cuarto trimestre de 2017, la firma reportó un incremento en sus gastos por el pago de una multa en Colombia, mientras que en Estados Unidos enfrentó mayores obligaciones fiscales.

Las ventas netas consolidadas de la firma aumentaron un 1.0%, a 3,450 millones de dólares, aunque ajustadas por fluctuaciones cambiarias y desinversiones crecieron un 4.0 por ciento.

Sus ingresos estuvieron abajo del promedio de 3,525 millones de dólares del sondeo, debido a descensos en las ventas en casi todos sus mercados, con excepción de Estados Unidos y Europa.

El flujo operativo (EBITDA) de la cementera disminuyó en el periodo un 3.0% interanual, a 604 millones de dólares. Cemex dijo que su deuda total más notas perpetuas se redujo en 239 millones de dólares en el trimestre para cerrar el año en 10,397 millones de dólares.

La empresa, con sede en la ciudad de Monterrey, prevé elevar este año sus inversiones en mantenimiento y activos estratégicos a 850 millones de dólares, desde los 800 millones de dólares proyectados para 2018. También espera que sus volúmenes de ventas consolidadas de cemento crezcan hasta un 2.0% y los de concreto entre 3.0 y 5.0 por ciento.