Los menores incrementos en los precios de algunos productos pecuarios ayudaron a que la inflación no siguiera su tendencia alcista. En la primera quincena de octubre, la inflación aumentó 0.45%, el nivel más bajo para un periodo similar, con lo cual la tasa anual se ubicó en 4.64 por ciento.

Los precios agropecuarios cayeron 0.39%, las frutas y verduras descendieron 1.37 por ciento. En esta ocasión, la inflación se vio afectada por el retiro del subsidio de las tarifas eléctricas de verano.

Invex destacó en un análisis que ayudó que el precio de huevo descendiera 0.27% en comparación con la segunda quincena de septiembre, tras haber presentado un alza quincenal promedio de 6.8% durante los tres meses pasados. Hizo ver que este movimiento coincidió con el incremento de la oferta, debido a la importación del producto y al proceso de normalización de la producción.

Aún así, los precios pecuarios mostraron un incremento de 0.22% y a tasa anual llevan un incremento de 17.33 por ciento. De ahí viene que, por objeto de gasto, los precios de los alimentos y bebidas no alcohólicas sigan siendo los más caros, con una variación de 10.86%, seguidos por el transporte, con 5.39%, y educación, con 4.47 por ciento. En cambio, bajó el de comunicaciones (9.89 por ciento).

RIESGO, ALZA EN GRANOS

En la quincena pasada, consumidores de algunas ciudades como Monclova, Coahuila; Villahermosa, Tabasco, y Campeche resintieron la terminación del periodo del programa de tarifas eléctricas por temporada cálida.

De igual manera, el encarecimiento en 9.61% de los servicios profesionales y del gas doméstico LP con 0.88 por ciento. Lo compensó la baja de los precios de la naranja (14.66%), la tortilla, (0.15%) y el aguacate (5.72% de reducción). Tuvieron variaciones negativas en la inflación las ciudades de Morelia (-0.13%), Hermosillo (-0.11%) y Cuernavaca (-0.10 por ciento).

En el corto plazo, el principal riesgo a la alza sobre la inflación, según Invex, será la continuidad de que los precios de los granos sigan subiendo en el mercado internacional, como el maíz, sorgo, soya y trigo, que están siendo afectados por las sequías en las grandes regiones productoras.

Aún así, los especialistas están esperando que la inflación regrese a niveles inferiores a 4% a más tardar durante el primer trimestre del año próximo.

PREOCUPACIÓN DE BANXICO

Por su parte, el Gobernador del Banco de México se mostró preocupado por el incremento de los precios en el sector agrícola.

Durante la presentación del nuevo contrato de futuros de maíz en la Bolsa Mexicana de Valores, destacó que el incremento en los productos agrícolas tiene un gran impacto social. Ante eso, destacó que el instituto central utilizará todas las herramientas de política monetaria que considere necesarias para combatir la inflación; sin embargo, el campo debe ser más eficiente.

Dijo que, la inflación estaría en niveles de 3.01% si se excluyeran los alimentos procesados y productos agropecuarios del INPC.

leonor.flores@eleconomista.mx