La inestabilidad política que priva en Venezuela tiene el potencial de convertirse en un factor de riesgo global para los próximos 12 meses, coincidieron economistas del Instituto Internacional de Finanzas (IIF) y el Saxo Bank.

De acuerdo con un análisis de Ramón Aracena, economista senior para el IIF en Latinoamérica, la escala del conflicto social que atraviesa el país sudamericano es uno de los cinco mayores peligros que vive la región por su relevancia como el quinto mayor productor de petróleo a nivel mundial.

Aparte, el analista senior de materias primas en el Saxo Bank, Ole S. Hansen, consideró que la inestabilidad política de ese país tiene el potencial para impactar a los mercados de las materias primas mundiales.

Precisa que Venezuela posee las mayores reservas del hidrocarburo del hemisferio oeste, que son 211,200 millones de barriles; esto es 18% de las reservas mundiales.

De acuerdo con el analista, la escalada de la tensión en el país puede dejar los precios del crudo expuestos a la alza, al verse interrumpido el suministro.

En un escenario extremo, refiere, un derrocamiento del presidente Nicolás Maduro podría motivar reformas y la reintroducción de las inversiones extranjeras que ayuden a lograr un incremento en la producción del petróleo del país.

Bajo este escenario, considera que las exportaciones y las finanzas de Venezuela se estabilizarían y el mercado mundial del petróleo tendría un fuerte incremento en la oferta.Tal como se ha desarrollado la tensión social contra el régimen de Venezuela, se ha presentado una devaluación de la moneda, el bolívar, de 44 por ciento.

[email protected]