Inditex, la mayor firma de moda de bajo costo cotizada a nivel mundial, sufrirá las consecuencias de la crisis del Covid-19 ante unas ventas muy bajas en sus mercados del sur de Europa, según las primeras revisiones de los analistas.

Para el grupo gallego, España representa 16% de sus ventas y el resto de Europa 44%, con Francia e Italia, epicentro de la pandemia en estos momentos, como mercados principales por detrás del nacional.

No obstante, a firmas como Citi no se les escapa que el cierre de tiendas y la caída del consumo por el coronavirus es un problema mundial, por lo que el recorte de estimaciones inicial podría ir a más.

Los analistas de la firma estadounidense prevén una caída de 10% de las ventas en el primer y segundo trimestres fiscales de Inditex en España, recorte que es extensivo a Francia y Alemania, y que podría llegar a ser de 20% en el caso de Italia durante los tres primeros meses de su año fiscal; el país transalpino representa 4% de la facturación, al igual que el mercado galo, según Citi.

En China, que supone 8% de los ingresos mundiales, el desplome alcanzaría 40% para repuntar el segundo trimestre 5 por ciento. Sólo los cinco países mencionados representan 34% de los ingresos totales de Inditex.

El resultado es que el gigante textil ha perdido 37% de su valor desde que comenzó el año, lo que implica 36,000 millones de euros menos. Sólo el lunes su caída fue de 5.3%, lo que la dejó en 62,580 millones de euros de capitalización y 20.17 euros por acción.

Esta situación ha llevado a Citi a recortar sus previsiones —frente a un crecimiento de 7% en el año en ventas que preveía el 20 de febrero—, a una caída de 5% para el cierre de ejercicio, hasta 29,230 millones de euros.

Los analistas de Credit Suisse se muestran mucho más pesimistas respecto a la compañía, y estiman una bajada de la utilidad por acción de 20% en el 2020, que caería justo por debajo del euro, frente a la previsión de cierre del 2019 en 1.24 euros.

Inditex dará a conocer sus resultados anuales este miércoles.

La compañía abre su ejercicio fiscal en febrero, con lo que podría recoger ya en estas cuentas cierto impacto por el coronavirus. De cara al 2020-2021, Credit Suisse prevé una caída de las ventas comparables de 28% el primer trimestre y de 9% en el segundo, “con riesgo de empeorar”, lo que provocaría la primera caída de ingresos para la textil de su historia comoempresa cotizada.

Creen que las ventas retrocederán 3.6% en el año, hasta 27,169 millones de euros, después de crecer 7.8% en el 2019.