Wall Street cerró este viernes en leve alza, gracias a buenos indicadores económicos y una relativa calma en Washington, a pocos días de una reunión de política monetaria de la Reserva Federal (Fed).

El índice industrial Dow Jones avanzó 0.29%, a 24,946.51 puntos, el Nasdaq, de valores tecnológicos, cerró en virtual equilibrio al ganar apenas un cuarto de punto a 7,481.99 y el S&P 500 subió 0.17% a 2,752.01 unidades.

En la semana, el Dow perdió 1.54%, el Nasdaq 1.04% y el S&P 500 1.24 por ciento.

"La relativa calma en Washington permitió al mercado concentrarse en los datos económicos", apuntó Quincy Crosby, de la firma Prudential.

Entre relevos de funcionarios y rumores de más cambios, las noticias de la Casa Blanca fueron numerosas durante la semana y agitaron a los mercados, pero éstos se tranquilizaron el viernes.

Dos indicadores estimularon a Wall Street: una producción industrial mayor a la prevista y la confianza de los consumidores en su mejor nivel en cuatro años.

La producción industrial subió más de lo previsto (1.1%) en febrero impulsada por el sector de la energía, según reportó la Reserva Federal de Estados Unidos. Los analistas esperaban un aumento de 0.3%.

De su lado, la confianza de los hogares mejoró en marzo y es la mayor desde 2014. Los hogares con ingresos más altos se mostraron menos confiados que los de ingresos menores, según el informe de la Universidad de Michigan.

"El efecto de la reforma fiscal parece beneficiar más a los de menores ingresos", dijeron analistas del banco Barclays.

Ambos indicadores "sugieren que la economía tiene buena salud", dijo Jack Ablin, de Cresset Wealth Advisors.

Por otro lado, el mercado está pendiente de la reunión de dos días que sostendrá desde el martes la Fed y de la que se espera un aumento de un cuarto de punto porcentual en las tasas de interés.

"Lo que es más importante para los mercados mundiales son las proyecciones económicas y las perspectivas de un aumento de las tasas", comentó Crosby.