Apesar de que las inversiones sostenibles están posicionándose en la cartera de los inversionistas a nivel global, el índice sostenible de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) registra una caída de 16.50% en este año, porcentaje que es ligeramente superior a la caída del principal índice accionario del centro bursátil, que retrocede 15.84% en el mismo periodo.

La caída en el índice S&P/BMV Total México ESG Index es parte de la incertidumbre y volatilidad que se ha presentando durante este año en las bolsas globales, particularmente en la local, sin embargo, son inversiones que tienen un panorama positivo porque cada vez más los inversionistas en el mundo se “preocupan” más en el beneficio que pueden lograr con el destino de sus recursos.

José Oriol Bosch, director general de la BMV, comentó en el podcast semanal Norte Económico, que el mercado mexicano y mundial, ha tenido un cambio relevante en la forma de ver las inversiones en el que la sostenibilidad es un concepto indispensable para las Bolsas de valores.

“El cambio climático, los temas sociales, las reglas de gobierno corporativo, son cada vez más un valor cualitativo muy bien valorado y cada vez más demandado por los inversionistas, en particular, por los inversionistas más jóvenes”, expuso.

El directivo dijo que las nuevas generaciones tienen una mentalidad diferente y ahora ha cambiado el hecho de buscar que la empresa solamente fuera rentable y que pagará un dividendo, hoy además de eso exigen que se esté cumpliendo con todos los principios de cuidado ambiental, social y gobernanza (ASG).

Las inversiones en activos ASG están creciendo de una forma importante y las actividades más valoradas han sido la responsabilidad corporativa y social, el cuidado del medio ambiente, muy enfocado en el cambio climático.

“Una cuarta parte de los activos manejados por profesiones en Estados Unidos correspondieron a firmas de ASG”, agregó.

“En el último año, los criterios ASG se han vuelto tendencia dominante en las inversiones, dado que los participantes del mercado entienden cada vez más la importancia y relevancia de los índices que incorporan datos y principios de sustentabilidad”, señaló Reid Steadman, director General y director Global de Índices ESG en S&P DJI.

El S&P/BMV Total Mexico ESG Index, que el pasado 21 de junio fue reelanzado, mide el desempeño del S&P/BMV Total Mexico Index que cumplen con criterios de sustentabilidad. Lo componen 29 emisoras listadas en la BMV entre las que se encuenrtran Grupo  Televisa, FEMSA, Quálitas, Santander México, Bimbo, Cemex y Walmex, como Fibra Uno, Prologis, entre otros.

Toma fuerza

José Oriol Bosch consideró que el índice índice S&P/BMV Total México ESG Index  va a ser uno de los dos más importantes de la BMV, dados los requerimientos de los inversionistas de hoy que piensan que “antes de una rentabilidad están apoyando al medio ambiente, a la sociedad y cuáles son las reglas de gobierno corporativo de las empresas en donde estoy invirtiendo”.

Olga De Tapia, Global Head of ETF Sales en HSBC Global Asset Management, coincidió al comentar en una reciente entrevista que hoy los inversionistas”no quieren realmente saber si esto va a tener un rendimiento mejor o peor a las inversiones tradicionales, lo que realmente les importa es invertir en lo que piensan que están bien”.

En 2019 estuvo más activo

BlackRock es criticado por poco apoyo a ESG

BlackRock respaldó menos proyectos ambientales año que en el 2019, a pesar de la advertencia de su director ejecutivo, Larry Fink, en enero, de que el cambio climático representaba un riesgo para los mercados diferente a cualquier crisis anterior.

Muchos de sus rivales, incluidos JPMorgan Investment Management y Wellington Management, aumentaron su apoyo a las resoluciones ambientales este año debido a la creciente preocupación de que los esfuerzos para abordar el cambio climático podrían afectar el rendimiento de las inversiones.

Financial Times publicó que el apoyo de BlackRock a propuestas ambientales presentadas por sus accionistas a nivel mundial en los 12 meses a junio fue de apenas 6%, frente al 8% del 2019, según cifras del proveedor de datos Proxy Insight.

Según el diario financiero británico, estas propuestas a menudo piden a las empresas que informen sobre sus emisiones o que establezcan un plan para una transición a una economía baja en carbono.

Mark van Baal, fundador de FollowThis, grupo que presenta resoluciones en compañías petroleras, criticó a BlackRock por no respaldar más propuestas climáticas.

Siendo el administrador de activos más grande del mundo, BlackRock ha estado bajo un intenso escrutinio sobre cómo usa su influencia para convencer a los directorios corporativos de que respondan al calentamiento global. Este escrutinio se ha intensificado después de que Fink se comprometiera poner la sostenibilidad en el centro de la estrategia de inversión de BlackRock al deshacerse de algunas tenencias de carbón, lanzar nuevos productos e intensificar las conversaciones con las empresas sobre temas como el calentamiento global.

Diana Best, estratega senior de Big Problem Campaign de BlackRock, red de organizaciones sin fines de lucro, dijo que el administrador de activos no estaba “cumpliendo con las promesas climáticas que hizo en enero”.

Argumentó que “BlackRock debe  tomarse en serio el uso de su enorme poder de accionista para impulsar la acción climática en todo el sector empresarial, y eso incluye votar por resoluciones urgentes y críticas”.

BlackRock rechazó las críticas, argumentando que las resoluciones de los accionistas eran solo una opción disponible para los administradores de activos.

El grupo que administra 7.3 billones de dólares dijo que se relaciona “con más de 400 empresas que enfrentan riesgos financieros importantes en la transición a una economía de bajas emisiones de carbono, y al votar en contra de 55 directores y poner a 191 empresas en guardia, aprovechamos la gama más amplia de herramientas de administración para abordar el riesgo climático en nombre de nuestros clientes ”.

La compañía de inversiones con sede en Nueva York está en el proceso de revisar sus llamadas prioridades de participación, luego de la contratación de Sandy Boss como jefe de administración de inversiones en mayo.

Como parte de esto, se entiende que BlackRock está mirando cómo vota las resoluciones de los accionistas. (Redacción)

judith.santiago@eleconomista.mx