El peso cerró con una depreciación de 0.16%, en un mercado con pocas transacciones ante la cercanía de la elección presidencial en Estados Unidos y una transición de liderazgo en China.

La moneda cerró en 13.0531 a la compra y 13.0551 por dólar a la venta, una depreciación de 0.16% o 2.06 centavos frente a los 13.0345 pesos del precio de referencia.

El peso continuaba presionado ante la incertidumbre que prevalece en Estados Unidos con la temporada de elecciones presidenciales.

"Está muerto hoy (lunes), poco volumen, los extranjeros no han hecho nada, están a la expectativa de lo que pase en las elecciones, el nivel no les gusta a los locales", comentó un operador.

ros con información de Reuters