La guerra inició: las princesas y superhéroes de Disney se lanzaron a la conquista del universo de streaming con una plataforma dotada de un amplísimo catálogo, pero ¿será suficiente para amenazar la supremacía de Netflix?

Disney hará su esperado debut en noviembre en Estados Unidos, antes de un lanzamiento gradual en otras partes del mundo.

A 6.99 dólares al mes, precio que permitirá acceder a todos los clásicos de Disney, las películas de La guerra de las galaxias o éxitos como los héroes de Marvel, su costo es de 2 dólares menos que la suscripción básica de Netflix, de 8.99 dólares, casi la mitad de los 12.99 dólares de su tarifa multipantalla.

El menú de Disney incluye películas animadas de Pixar, documentales de National Geographic y programas de Fox, de los que Disney ha comprado buena parte, incluyendo la tradicional Los Simpson. La firma que hizo nacer a Mickey Mouse también ha prometido programas exclusivos para atraer los espectadores.

Frente a Netflix, Amazon y, pronto, Apple, Disney muestra que no tiene intención de dar cuartel, dicen los analistas.

El mercado reaccionó positivamente, impulsando las acciones de Disney 11.54%, a 130.06 dólares, en la mejor sesión de una década el viernes, y en su nivel más alto de su historia en Wall Street.

Por el contrario, los títulos de Netflix en el NASDAQ cayeron el viernes 4.49%, a 351.14 dólares, luego del anuncio de Disney.

Analistas que cubren el negocio de streaming tienen sus dudas sobre la habilidad de quitarle a Netflix su liderazgo.

“No vemos a Disney como una fuerte alternativa a Netflix”, dijo Matthew Thornton, analista tecnológico en Suntrust.

“El punto es que mientras que Disney está dirigido a entretenimiento familiar, la oferta en Netflix es mucho más variada”, agregó.

[email protected]