Cualquier impacto sobre los precios del crudo por la liberación de reservas estratégicas por parte de Estados Unidos y otros países no podrá sostenerse mucho, dijo el miércoles JP Morgan Global Commodities Research.

Estados Unidos liberará millones de barriles de crudo de sus reservas estratégicas en coordinación con China, India, Corea del Sur, Japón y Reino Unido, para intentar enfriar los precios después de que los productores de la OPEP+ no respondieron a los llamados para bombear más crudo.

El crudo Brent del Mar del Norte bajó 6 centavos o 0.07%, a 82.25 dólares el barril, mientras que los futuros del crudo estadounidense West Texas Intermediate (WTI) perdieron 11 centavos o 0.14%, a 78.39 dólares.

Por su parte, la mezcla mexicana de exportación ganó 48 centavos o 0.65% a 74.87 dólares el barril. 

"Es probable que cualquier impacto mayor de una liberación no sea sostenido, ya que los equilibrios no cambiarán más allá del mes de descarga", dijo JP Morgan en una nota de análisis.

Analistas de JP Morgan dijeron que la probable liberación de más de 80 millones de barriles, junto con una demanda reducida de combustible en Europa por los confinamientos ante el Covid-19, podrían hacer que la OPEP+ mantenga su curso y no eleve sus cuotas de producción para enero de 2022.

El banco calificó con anterioridad como "una gota en el océano" la liberación de entre 70 y 80 millones de barriles de la reserva estratégica.

En el frente de la demanda, JP Morgan pronosticó que el consumo mundial de petróleo superará los niveles de 2019 para marzo de 2022. El banco estadounidense también proyectó que los precios del Brent promediarán 88 dólares por barril en 2022, 82 dólares en 2023 y más de 90 dólares en algún momento del tercer trimestre de 2022.

Esperaban caída

La semana terminada el 19 de noviembre, los inventarios de petróleo aumentaron en un millón de barriles en la semana al 19 de noviembre. Analistas consultados por Reuters esperaban un descenso de 481,000 barriles.

Las existencias de crudo en el centro de distribución de Cushing, Oklahoma, crecieron en 787,000 barriles.