El desplome en los precios del petróleo si bien no afectará a la economía de México y no representa un factor de alarma, sí tendrá un impacto fiscal de entre 0.2 y 0.3% del Producto Interno Bruto (PIB), consideró Alberto Jones Tamayo, director general de Moody’s México.

En entrevista, dijo que incluso, pese a la volatilidad en el precio del combustible, la Inversión Extranjera Directa, producto de las reformas estructurales, podría significar cerca de 3.4% del PIB en el 2015.

En entrevista, el directivo aclaró que durante el 2015 no se prevé ningún factor que altere la calificación del país .

Cuando una nación alcanza esa escala, no se anticipan cambios repentinos ni de la noche a la mañana , agregó.

En febrero, la valuadora de riesgos estadounidense aumentó un escalón la calificación de los bonos soberanos de México de Baa1 a A3 con perspectiva Estable, luego de considerar un mayor potencial de crecimiento con la aprobación de las reformas estructurales.

Jones aclaró que para aumentar la calificación se necesitarían crecimientos sostenidos de 4% del PIB o bien que se construyan amortiguadores adicionales de tipo financiero, y eso no ocurrirá en un año .

Sin embargo, 2015 será un año de crecimiento global moderado, ante la desaceleración de algunas de las economías como la de China, algunas europeas y la brasileña , puntualizó.

Si bien el escenario mundial no es muy favorable, afirmó, México tendrá de su lado un mejor desempeño en la economía de EU.

Reiteró que el derrumbe en los precios del petróleo no afectará los planes de inversión en el sector energético, por el contrario, podría generar algunos beneficios como una disminución en el precio de la gasolina.

La caída en el precio del crudo puede incluso ser virtuosa y al mismo tiempo tener efectos adversos. Por ejemplo, hay estimaciones que aseguran que por cada 10 dólares de caída en el precio del barril, el PIB global aumentaría 0.2%, por la baja en el costo de los combustibles y de otros insumos, lo que podría permitir mayor crecimiento de la economía mundial .

No se detendrán inversiones

Jones dijo que en el caso de México, las inversiones derivadas de la reforma energética no se detendrán, sobre todo las relacionadas con la energía eléctrica, pero tampoco se esperarían carretonadas de dólares, porque los proyectos son de larga maduración .

Recordó que si bien la Ronda Uno ya inició, falta que estén listos los contratos para que los inversionistas los empiecen a valorar. Vemos a 2015 y 2016 como años de transición , refirió.

La fase de consolidación llegará entre el 2017 y el 2018 y ahí es donde se empezará a notar la llegada de capitales y la realización de proyectos que implicarán un mayor crecimiento para el país (...), pero esto se verá hasta la última parte de la actual administración .

Incluso, la Inversión Extranjera Directa para el siguiente año podría ser del equivalente a 3.4% del PIB, que es más del doble de lo que se captó este año.

¿Hay alguna preocupación?

La única es que el país, durante un periodo largo, presentará ventanas de crecimiento por debajo de su potencial, o bien que se observe un deterioro de manera importante de la disciplina fiscal, lo cual creemos que no ocurrirá .

La inseguridad, agregó el director de Moody’s en México, es importante y hay casos trágicos, pero las inversiones se realizan con base en horizontes de largo plazo y los inversionistas están acostumbrados a ver situaciones de violencia .

[email protected]