La bolsa mexicana padecía por la sorpresiva subida en los pedidos semanales de subsidio por desempleo en Estados Unidos, que dieron una mala señal previa al reporte oficial sobre el mercado laboral que se publicará el viernes.

El principal índice bursátil, el IPC, perdía 0.07% y se ubicaba en 35,504.90 puntos, perfilándose a la que podría ser su cuarta jornada consecutiva de pérdidas.

"Los datos no fueron nada buenos, en especial las solicitudes por desempleo", dijo Adolfo Lázaro, operador de capitales de Bulltick Capital Markets.

El número de estadounidenses que pidió beneficios por desempleo subió la semana pasada hasta alcanzar un total ajustado estacionalmente de 474,000 nuevas solicitudes, la cifra más alta desde agosto del 2010. Economistas esperaban que las nuevas solicitudes del subsidio bajaran a 410,000.

Además, el precio del cobre retrocedía a su menor nivel desde diciembre, lo que repercutía en las acciones de la minera Grupo México, gran productor mundial del metal rojo.

"Pesa también el sentimiento de Grupo México, por el precio de cobre", agregó Lázaro.

Las acciones de Grupo México caían 1.08% a 38.39 pesos, mientras que las de la minorista Wal-Mart de México perdían 1.12% a 34.38 pesos. Walmex difunde más tarde en la jornada su informe de ventas comparables de abril.

Un analista bursátil estimó que si el dato laboral del viernes en Estados Unidos resulta negativo, el IPC podría oscilar entre 35,200 y 35,250 puntos, lo que "puede ser un buen soporte".