La bolsa mexicana cedió este jueves 0.29% ante nuevas evidencias de desaceleración de la economía global, tras reportes negativos de la industria en China y la zona euro, aunque mostró un mejor desempeño que otros mercados en el exterior.

El principal índice accionario local, el IPC terminó en 38,323 puntos, apuntalado por los títulos de compañías líderes y un dato de inflación local mejor a lo esperado.

La actividad fabril china cayó por quinto mes consecutivo, en una pésima señal para el crecimiento global, mientras que la economía europea dio un inesperado giro negativo en marzo, ante una brusca caída en la actividad de Francia y Alemania.

Sin embargo, el alivio parcial llegó del lado del mayor socio comercial de México, pues el número de estadounidenses que pidieron subsidio por desempleo la semana pasada cayó a un mínimo de cuatro años, en una nueva señal de recuperación del mercado laboral.

"El efecto que (China) tiene directamente sobre los precios de los 'commodities' (materias primas) afecta a economías como la mexicana", comentó Mario Copca, analista de CI Casa de Bolsa.

México es un importante productor mundial de petróleo y de minerales como plata y cobre.

"Lo que nos ha salvado de un efecto más fuerte es el buen dato en Estados Unidos", agregó.

Expertos destacaban que el repliegue de la bolsa mexicana en esta jornada era menor al de otras plazas de la región, pese a haber escalado en la víspera hasta sus mejores niveles en más de 14 meses, lo que era interpretado como una señal alcista de corto plazo.

ros