El S&P/BMV IPC inició julio con el pie izquierdo. En la primera sesión del mes, el índice de la Bolsa Mexicana de Valores registró una minusvalía de 2.10%; el S&P/BMV IPC no iniciaba un mes de julio con una baja tan profunda desde 1989. En aquella ocasión, el índice retrocedió 4.21 por ciento.

La emisora más castigada este lunes fue Industrias Peñoles. Los papeles de la minera —con alta exposición al oro— cayeron 6.93%, su peor rendimiento diario desde el 11 de noviembre del 2016.

La baja de este martes está relacionada con el temor de una guerra comercial —encabezada por Estado Unidos— explicó Carlos Ponce, socio fundador de SNX Constructores de Patrimonios.

“Son más temas internacionales los que están generando desinterés e incertidumbre entre inversionistas. Trump sigue con este tema de la guerra comercial; el viernes pueden arrancar series de aranceles a nivel internacional. En largo plazo, puede estar generando alguna recesión económica”, dijo Ponce.

Semestre, de ascenso

El S&P/BMV IPC tiende a avanzar en el segundo semestre de un año de elección presidencial.

El índice en tres de las últimas cuatro elecciones presidenciales ha marcado un segundo semestre positivo. La excepción fue en el 2000, cuando bajó 18.65% y su extremo fue la segunda mitad del 2006, cuando subió 38.13 por ciento.

La perspectiva que tienen los analistas sobre el S&P/BMV IPC para finales del año es que rompa el techo de 50,000 puntos, coincidieron —por separado— Carlos Ponce y Guillermo Delgado (de Black Wallstreet Capital).

En un escenario optimista, Delgado estima que el índice se ubique hasta en 51,500 puntos, aunque en un escenario adverso, éste puede caer hasta en 42,500 unidades.

Los temas por seguir en los próximos meses serán el tipo de cambio, la Reserva Federal y las tensiones comerciales que se hacen más presentes en los mercados.

En el plano nacional, los discursos de Andrés Manuel López Obrador (virtual presidente de México) y la información que se pueda desprender hoy de su reunión con Enrique Peña Nieto darán más panorama al mercado accionario.

Un punto que no se ha tocado —de forma individual— por parte de López Obrador es la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte; “es uno de los grandes faltantes hasta el momento”, expuso Ponce.

Curva invertida

El alza de tasas del Banco de México (Banxico) y la presión inflacionaria han llevado a que los instrumentos gubernamentales de corto plazo paguen una mayor tasa.

El Cete a 175 días paga una tasa de 8%, mientras que un bono a 10 años paga 7.60% por ciento.

Las condiciones actuales del mercado han tenido que invertir la curva rendimiento, dijo Santiago Leal, gerente de Estrategia de Renta Fija y Tipo de Cambio de Banorte.

La inflación se ubica en 4.51%, por encima de la meta del Banxico.


mario.calixto@eleconomista.mx