La Bolsa mexicana cayó en su segunda jornada de toma de utilidades, por los renovados temores a un fracaso en la reestructuración de la deuda griega.

Grecia se aferraba a la esperanza de un acuerdo de último minuto sobre un canje de deuda, luego de que funcionarios de la zona euro hicieran retroceder las conversaciones a su etapa inicial al rechazar una oferta final de los tenedores privados de bonos del país.

El estancamiento de las negociaciones arrastraba a la bolsa mexicana a continuar con una toma de ganancias iniciada en la sesión previa.

El principal índice bursátil, el IPC perdió 0.92% y se ubicaba en los 36,853.30 puntos.

"Después del 'rally' de las últimas semanas el mercado está ciertamente sobrecomprado", comentó Alejandro Pavón, director de ventas y operación de Interbolsa Securities en Miami.

"Algunas plazas pueden estar adelantando un nivel de ajuste que lleve a los índices a cierto nivel de consolidación para intentar nuevamente un rebote al alza buscando romper máximos del año pasado", agregó.

Ante la decepción por la falta de acuerdo entre Grecia y sus acredores, los inversores decidieron retirar sus inversiones en activos de mayor riesgo, generando un descenso más fuerte en las acciones mexicanas.

"El IPC esta cotizando prácticamente en mínimos del día por la presión de Elektra y Banorte, a pesar de reportar resultados el lunes, y siguiendo la tendencia en el mercado local y las presiones en las acciones financieras a nivel internacional", agregó Pavón.

ros