El principal índice bursátil de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) cerró el martes en un nuevo máximo histórico, el noveno del año, en las 40,434 unidades, impulsado por la certidumbre económica que ofrece el país ante el entorno de desaceleración económica global.

El IPC subió 0.8% y alcanzó su segundo máximo histórico en tres jornadas. Se está reconociendo que, al margen de la situación internacional, los fundamentales en México son sólidos. Esto se puede ver claramente en la Bolsa , consideró Óscar Jiménez, analista fundamental de Grupo Financiero Multiva.

Para los operadores, el menor volumen de operación fue debido a la ausencia de participantes extranjeros en vísperas del feriado en Estados Unidos.

Los inversionistas siguen premiando que las elecciones se dieron en un clima estable y sin problemas; anticipando que se alcanzaran acuerdos para pasar reformas estructurales , agregó.

En el entorno externo prevalecía un sentimiento de cautela ante las señales de desaceleración económica que fue mitigado parcialmente por las expectativas de próximos estímulos monetarios en Estados Unidos, China y Europa, permitiendo a las bolsas tener ligeras ganancias.

Por su parte, la moneda nacional rompió con dos jornadas a la alza y se depreció 0.24% a 13.3450 unidades por dólar. Aún no podemos cantar victoria y es posible que siga la volatilidad proveniente del exterior, pudiendo ver al tipo de cambio operar entre 13.20 y 13.40 pesos por dólar, explicó Jiménez.

Los mercados en el exterior también subieron, esperanzados en que los bancos centrales incentiven el crecimiento con nuevos estímulos monetarios.

En Estados Unidos, el Dow Jones ganó 0.56%; el S&P, 0.62%, y el Nasdaq, 0.84 por ciento.

En Europa, las decisiones adoptadas en la pasada cumbre continúan impulsando a pesar de los interrogantes que no se han resuelto.

El índice Stoxx 600 avanzó 1%, para acumular en las últimas tres jornadas un rally de 5.2%, su mejor racha desde noviembre.