Antonio Ruiz Galindo, además de presidente de la Asociación Mexicana de Fondos de Capital Privado (Amexcap), es un empresario que no se conformará con un Certificado de Capital de Desarrollo (CKD), sino que irá por otro más.

En el primer trimestre del 2016 colocará un instrumento en el mercado por 4,500 millones de pesos, mismo que se enfocará a proyectos inmobiliarios. Empezamos con una actividad industrial y seguimos con vivienda; ahora buscaremos participar en hoteles de negocios, afirmó. En entrevista, el también director general de IGS comentó que el CKD tendrá alrededor de cinco años para invertir los recursos.

Recordó que en términos generales, los rendimientos que ofrecen los CKDs son positivos, con una rentabilidad de entre 15 y 18% en el largo plazo. Insistió en que la intención es que a más tardar el segundo trimestre del 2016, el CKD ya esté en marcha.

Ruiz Galindo destacó que la empresa que dirige IGS también participa en otro CKD, que se especializa en el sector inmobiliario. Esta empresa se dedica a comprar, desarrollar y administrar naves industriales y centros de distribución, los que se rentan a empresas de manufactura, bodegas, entre otros. También tiene presencia en el sector comercial.

El presidente de la Amexcap mencionó que en el corto y mediano plazo los fondos de capital empezarán a participar de forma más importante en el país, por lo que se prevé que se emitan más CKD a través de la Bolsa Mexicana de Valores.

romina.roman@eleconomista.mx