La empresa de infraestructura energética, IEnova podría recaudar 1,000 millones de dólares de las subsidiarias no consolidadas, pues la compañía tiene un amplio margen para añadir deuda.

Sin embargo, con lo anterior llegaría al punto más alto de su apalancamiento, indicó Citibanamex en un análisis sobre la emisora.

El banco estadounidense detalló que la empresa de infraestructura energética espera que su razón deuda neta/EBITDA se contraiga 0.5 veces, con el inicio del gasoducto marino y el proyecto de energía solar Prima.

Las licitaciones de almacenamiento de gas en el 2018 requerirán inversiones de 450 millones de dólares. IEnova  espera que la primera subasta se lleve a cabo a finales de este año, con una capacidad de 10,000 millones de pies cúbicos, mencionó Citibanamex.

Agregó que las autoridades consideran que México requiere completar para el 2026 una capacidad de almacenamiento de 45,000 millones de metros cúbicos de gas. La administración de IEnova espera que se lleven a cabo licitaciones en Topolobambo para junio, en el puerto de la Paz en el segundo semestre de 2018, y en la costa del golfo de Veracruz y Campeche para igual periodo.

Citibanamex refirió que IEnova continúa observando un sólido impulso en el negocio de almacenamiento de combustibles líquidos, ya que los principales compradores no han reducido sus inversiones a pesar del riesgo político.

Citibanamex proyecta que el riesgo político sería anticipado, sin embargo, en el caso de una nacionalización de la infraestructura, se devolvería el Valor Presente Neto (VPN) de los contratos (la vida promedio de los contratos es de 19 años) y IEnova mantendría la propiedad de la infraestructura con ingresos en dólares. La firma de infraestructura energética espera aumentar la diversificación de sus clientes, donde 60% de las ventas proviene de compañías estatales y el restante 40%, de empresas privadas, acotó Citibanamex.

valores@eleconomista.mx