IDEI, una desarrolladora inmobiliaria con sede en Monterrey, Nuevo León, lanzará un nuevo instrumento de inversión en la Bolsa Institucional de Valores (Biva), el cual comparte los beneficios de un fideicomiso de inversión en bienes raíces (fibra), pero con la distinción de que tiene un plazo para vender las propiedades de hasta siete años.

La colocación se realizará entre marzo y abril próximo, con lo que buscan una recaudación por hasta 1,500 millones de pesos, dijo Jaime Escamilla, vicepresidente de Administración y Finanzas de la compañía.

En entrevista mencionó que la empresa hará una coinversión de 20% o 300 millones de pesos.

“Los recursos los vamos a utilizar principalmente para capital de los proyectos en marcha y para nuevos proyectos, de acuerdo con el plan de negocio de IDEI”, agregó.

Incluso, adelantó que están por iniciar el road show con los posibles inversionistas, tipo aseguradoras, afores, fondos de inversión y banca privada.

“Consideramos que no solamente vamos a lograr colocar los 1,500 millones de pesos, sino que vamos a tener algo más de demanda del monto objetivo”, confió Escamilla.

El vehículo comenzará a generar ingresos por rentas en los primeros cuatro años. A partir del quinto empezarán a vender los inmuebles y a realizar las distribuciones provenientes de la venta de los departamentos a los usuarios finales.

El instrumento, que no tiene nombre, pondrá a la venta certificados bursátiles fiduciarios inmobiliarios (CBFIs) a un precio de 100 pesos cada uno en Biva y ofrecerá a los tenedores un rendimiento preferente de 9 por ciento.

“Estos CBFIs son lo más parecido a un fibra, pero la diferencia es que los fibras no tienen un horizonte de inversión y lo que ofreceremos al mercado es un plazo de salida de siete años”, aclaró el encargado de las Finanzas de IDEI.

Jaime Escamilla indicó que al igual que un fideicomiso inmobiliario entregará distribuciones trimestrales de los ingresos que capten con la renta de los departamentos.

Presumió que el vehículo de inversión, que diseñaron bajo la asesoría de la firma financiera Invex, es mejor que un Certificado de Capital de Desarrollo  porque “ya nace invertido”, con lo que se elimina la incertidumbre de ir a buscar las propiedades.

El vehículo, que está en vías de colocación, ofrece un portafolio compuesto por 329 departamentos, distribuidos entre 11 desarrollos verticales en los segmentos residencial, residencial plus y premium.

Las propiedades se localizan dentro de la Zona Metropolitana de Monterrey e incluyen unidades en etapa de planeación, en construcción y ya terminados.

Escamilla detalló que los departamentos que ya están terminados están generando rentas, con un precio promedio de 32,000 pesos mensuales. Actualmente, éstos mantienen una tasa de ocupación de 95 por ciento.

Entre los proyectos que la emisora llevará a Bolsa sobresale la Torre KOI por ser la más alta de México con 276 metros de altura, 65 pisos en el que alberga 238 departamentos y 37,270 metros cuadrados de área rentable para oficinas y comercios. Además, de la Torre Avalanz, la Torre ING, Céntrika y Saqqara.

Una vez que se listen los CBFIs cotizarán en Bolsa, como lo hacen los fibras. Después de haber vendido todos los activos del portafolio inicial (previstos en un plazo de hasta siete años) el vehículo se dará de baja en el mercado.

[email protected]