Tras celebrar su primera emisión de deuda bursátil, Hospitales MAC planea regresar al mercado en el primer trimestre del próximo para realizar otra colocación de bonos por hasta 1,000 millones de pesos, adelantó Miguel Isaac Khoury, director general de la compañía.

Los nuevos recursos los utilizará para refinanciar deuda y para fondear su  plan estratégico de crecimiento denominado 15-15-10, que los llevará a tener 15 hospitales para el año 15 de su fundación y operar en 10 estados del país.

“Necesitamos capital para seguir creciendo al ritmo que buscamos. Devemos refinanciar parte de la deuda para tener más competitivo nuestro pago de capital e intereses”, manifestó  el directivo, durante la video conferencia virtual celebrada con motivo de su reciente debut en el mercado local de deuda.

Hospitales MAC tiene 12 años de operaciones, cuenta con siete hospitales ubicados en cuatro entidades de la República Mexicana: Aguascalientes, Guanajuato, Jalisco y en Puebla.

A finales de septiembre, la empresa realizó una colocación de certificados bursátiles en la Bolsa Institucional de Valores (Biva), con lo que recabó recursos por 500 millones de pesos, con vencimiento a cinco años. La oferta parte de un programa total autorizado por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) por hasta 1,500 millones de pesos.

Miguel Isaac Khoury dijo que “el mercado de deuda bursátil es un privilegio para unos cuantos (...) Pues no es tan fácil y no cualquiera que levante la mano puede entrar, se necesita tener una contabilidad ordenada, un sólido gobierno corporativo, transparencia e institucionalización”.

Por su parte, María Ariza, directora general de Biva comentó que dada la demanda de recursos para el sector salud ante este contexto de pandemia, el mercado bursátil es una fuente de financiamiento accesible.

En el mismo marco, dio su punto de vista sobre la iniciativa de reforma al sistema de pensiones de México que propone esteblecer un tope a las comisiones que cobran las Afores para administrar el ahorro de los trabajadores.

“Representa un riesgo de concentración de mercado, lo que podría reducir la competencia y perjudicar a los trabajadores.

“Es positivo que ese beneficio se transfiera a los aforados, pero creo que topar comisiones puede llevar a un tema un poco más complejo en términos de barreras de entrada a la competencia”, sostuvo la representante del mercado bursátil nacional.

Maria Ariza, de Biva, agregó que para las 10 Afores que operan en el país, el riesgo es que si alguna de ellas no alcanza a llegar al tope de comisiones y ser rentables, habrá una mayor concentración.

Sin embargo, recalcó que “paulatinamente hacer una disminución de comisiones siempre es positivo para el mercado”.

judith.santiago@eleconomista.mx