Entrevista a Tomás Ehrenberg, director general de Bx+.

El panorama pinta complicado este año, con señales de desaceleración en la economía global y local, en el marco de un conflicto comercial entre Estados Unidos y China, dudas sobre cómo concluirá el Brexit y las calificadoras examinando a detalle las decisiones de la actual administración federal.

En este contexto, Tomás Ehrenberg Aldford, director general de Grupo Financiero Ve por Más, se muestra optimista sobre el futuro de la economía mexicana y de la propia compañía, con miras a crecer al doble del mercado durante el 2019.

Sin embargo, el ejecutivo reconoce ciertas presiones en el mercado por la menor actividad económica y cautela de los inversionistas hacia México.

—¿Qué perspectiva tienen para los mercados globales este año?

La economía global, y lo hemos visto con reportes del Fondo Monetario Internacional y muchas entidades globales, se está desacelerando, y eso nos afecta a todos.

Nosotros esperamos que Estados Unidos crezca este año 2.5%, que para la economía más grande del mundo sigue siendo un crecimiento muy importante, en lo personal y en el grupo financiero no estamos tan asustados de la famosa desaceleración porque nuestro principal socio comercial sigue creciendo. En Europa si veo una desaceleración mayor.

Los mercados por supuesto están siendo afectados por las expectativas de crecimiento y en particular el mercado americano ha tenido un ciclo ya muy prolongado de alza y yo no veo que ese ciclo se detenga este año. Los comparativos de crecimiento de las utilidades de las empresas van a disminuir considerablemente porque vamos a empezar a comparar contra trimestres en donde el efecto fiscal ya no lo vamos a ver. Éste hizo que todo el año pasado los comparativos de los trimestres en términos de crecimientos de utilidades en EU fueran muy favorables.

Seguimos viendo que el mercado americano y los crecimientos de las utilidades y EBITDA de las empresas estadounidenses continúan en muy buenos niveles. Sigo pensando que el mercado de Estados Unidos va a crecer.

—Y en este contexto, ¿cómo ven a México?

Estamos inundados de informes de la prensa respecto a los 100 días de la toma de posesión del presidente. El mercado no ha crecido, de hecho, el S&P/BMV IPC ha caído del 1 de diciembre para acá algo como 10% o cerca de 10%, y el tipo de cambio también se ha depreciado alrededor de 8.6 por ciento.

Pero más que los mercados, a mí me preocupa la incertidumbre en términos del apetito de inversión y que eso se prolongue mucho tiempo. Esa disminución en el apetito de inversión puede empezar a afectar del lado positivo, pues los consumidores en todas las encuestas muestran mucha confianza, pero esa confianza hoy por hoy, no se traducido en crecimientos en compras.

—¿En cuántos puntos prevén que cierre el IPC al final del año?

Construimos una matriz, pero la media está cercana a 48,500 puntos.

—¿Les gusta México?

Nosotros estamos 100% con el país. Somos un grupo financiero mexicano y tenemos plena confianza en el país en el mediano y largo plazo. Creemos que las condiciones macroeconómicas y la prudencia en el presupuesto aprobado por el congreso es una muestra de esa prudencia. Yo personalmente no veo que en un futuro próximo vaya a haber una disminución a perder el grado de inversión como país. Y sí estamos apostando por México y aquí estamos y aquí seguiremos estando.

—¿Cómo percibe a los inversionistas respecto a las condiciones del país?

Hay cierta preocupación que se origina con la incertidumbre de algunas cosas que pudieran pasar. Sin embargo, sigo siendo muy optimista en que parte de esas incertidumbres se va a ir disipando en el tiempo. Por eso estamos muy confiados y muy seguros en nuestra posición y vamos seguir invirtiendo; vamos a seguir dando crédito, y acompañando a los inversionistas que decidan invertir en México.

—¿Cómo ven la situación con calificadoras?

Lo que más debería de llamar nuestra atención es la disminución en las perspectivas, pero no es un evento extraño. Esto paso en el sexenio anterior y las calificadoras realmente lo que hacen es que evalúan la probabilidad de cumplir una deuda.

Cuando bajan la perspectiva a Negativa lo que están reflejando, desde mi punto de vista, es que Pemex está produciendo menos en términos de la base productiva. Más si el gobierno va a absorber todos los temas de deuda de la firma productiva del Estado, ven cierta complejidad.

La forma de abordarlo es tomando acciones que mejoren la probabilidad de que México no va a incumplir sus pagos. Yo creo que ese es el camino que deberíamos estar tomando.

—¿Cuál es su pronóstico para el PIB este año?

El consenso está como en 1.5% de crecimiento anual. Nosotros somos un poco más optimistas, cercano a 1.6-1.7 por ciento.

Sólidas expectativas

Para el 2019, Grupo Financiero Ve por Más prevé crecer al doble del mercado, tras un año con récord en ingresos y un alza de 65% en su utilidad neta, apoyado en sus líneas de negocios de créditos a empresas, hipotecarios, al sector agropecuario y su casa de bolsa.

—¿Qué planes hay para la compañía?

Nosotros tenemos planes muy ambiciosos de seguir creciendo y en general nuestra misión es que queremos crecer por lo menos al doble que el crecimiento del mercado, que pensamos va a crecer por ahí de 9 por ciento. Nosotros consideramos crecer el doble.

Un segmento que es muy importante para nosotros es el agropecuario. Representa más o menos 25% de nuestro portafolio y es una línea de negocios con la cual estamos muy comprometidos, muy enfocados trabajando de la mano con FIRA, que es la banca de desarrollo que se ocupa del sector agropecuario.

Hacemos desde créditos al sector primario al productor como créditos a la agroindustria. Estamos en toda la gama de productos agropecuarios, y el negocio agropecuario en México se ha vuelto una potencia exportadora al mundo de aguacate; exportamos berries; exportamos una cantidad de productos agropecuarios muy importantes. Nos gusta mucho ese sector.

La institución financiera, enfocada en los créditos a compañías con ingresos de más de 50 millones de pesos, ve una oportunidad de crecimiento en el sector de medianas y grandes firmas.

—¿Cómo está la demanda de crédito por parte de Pymes?

La verdad es que en México todavía el apetito de crédito, y me refiero del lado del que lo toma, es bastante bajo. La proporción de financiamiento al sector privado, en términos comparativos del PIB contra otros países sigue siendo muy bajo, y hay una gran oportunidad de seguir dando crédito a las empresas medianas. Creo que ese esfuerzo está ligado a otras cosas, entre ellas la informalidad. México es un país con un alto porcentaje de economía informal.

En la medida en que podamos bancarizar a la población, y en lo general formalizar al sector productivo, tendríamos grandes beneficios como país. Ésa es una de las cosas que yo veo que pudiera darle a México una ayuda a lograr sus crecimientos de 4% al que se está aspirando y no crecer a 2-2.5%, que ha sido nuestro promedio en las últimas décadas.

[email protected]