La moderación en la política monetaria de diversos países y mejoras en las condiciones geopolíticas globales han aumentado el apetito por riesgo de los inversionistas hacia economías emergentes.

En el primer trimestre del año, los extranjeros incrementaron posiciones en bonos mexicanos en más de 60,000 millones de pesos, comentó José Luis Ortega, managing director de Deuda y Multiactivos de la gestoría de activos BlackRock México.

El estratega explicó que a nivel global hay dos factores que han beneficiado la demanda por activos de riesgo: la relajación en los aumentos de tasas de la Reserva Federal estadounidense (Fed), que han seguido otros bancos centrales, y menores tensiones en la relación comercial entre Estados Unidos y China.

“Esos dos contextos tienen a los mercados en que pueden seguir este rally que se ha visto en el primer trimestre. A nivel global estamos viendo condiciones favorables para que se mantenga el rally para los activos de riesgo”, dijo el especialista.

“Si esto lo aterrizamos en particular a mercados emergentes y al mercado mexicano, realmente este contexto global de toma de riesgos donde las tasas ya no están incrementando ayuda mucho a los mercado emergentes, en particular al mercado mexicano. Hemos visto cómo entra dinero importante tanto a la Bolsa como a las tasas, justamente por esta búsqueda de rendimiento de los inversionistas globales”, prosiguió el ejecutivo de la gestoría de activos.

Cabe recordar que la tasa de referencia de México se encuentra en un nivel de 8.25%, mientras que la de Estados Unidos, por mencionar un ejemplo, está en un rango de 2.25 a 2.50%, así que el premio que paga México a sus tenedores de bonos es muy superior.

Menor incertidumrbe

Desde la perspectiva local, también ha ayudado una menor incertidumbre tras el cambio de gobierno realizado a principios de diciembre del año pasado, principalmente tras la digestión por parte del mercado de la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de Mexico que se construiría en Texcoco.

Ortega explicó que los inversionistas globales han visto disciplina fiscal por parte de la nueva administración y sanas finanzas macroeconómicas, así como una inflación convergiendo hacia el objetivo del Banco de México de 3% más o menos 1 punto porcentual.

Más emisiones de deuda

“Para la parte crediticia, corporativa, también es un contexto donde ya estamos viendo que hay nuevamente emisiones. A finales del año pasado y principios de este vimos al mercado corporativo realmente con la incertidumbre que había por un nuevo gobierno, y esto diría que es normal en todos los temas de posición y cambios de una nueva administración”, expuso.

“Había incertidumbre que hace que las empresas sean un poco más cautelosas. Vimos que no había realmente mucha emisión de deuda corporativa”, recordó.

Precisó: “Esto lo hemos notado pero ya hemos visto que ha empezado a haber emisiones. Incluso hemos observado muy buena demanda de deuda corporativa de la que ha estado saliendo en las últimas semanas”.

Sobre el mercado de deuda corporativa, señaló: “Lo vemos muy bien. Las tasas en México están en niveles, descontando el impacto del aeropuerto, en los máximos que hemos visto en 10 años, y estamos viendo también un control de la inflación”.