El subsecretario de Hacienda Crédito Público, Arturo Herrera, descartó que por ahora estén buscando colocar una participación accionaria de Petróleos Mexicanos (Pemex) en el mercado de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

“No es algo que tengamos por ahora en el radar”, aseguró al preguntarle que si planean una Oferta Pública Inicial (OPI) para la petrolera mexicana ante la complicada situación financiera que atraviesa la empresa.

Bajo esta línea, especialistas en temas del sector energía y bursátiles coinciden en que en esta coyuntura no sería el mejor momento para lanzar una OPI de Pemex porque los inversionistas pudieran castigar su valuación o ver poco atractivos sus números.

“Al día de hoy con la situación global de la empresa no creo que hubiera apetito, siquiera”, opinó Gonzalo Monroy, director de GMEC, consultoría especializada en el sector energético.

Por su parte, Jacobo Rodríguez, director de análisis financiero de Black Wallstreet Capital México (BWC), reconoció que, desde el punto de vista financiero, colocar una participación de Petróleos Mexicanos en Bolsa sería una de las mejores opciones para garantizar inyección de recursos para fortalecerlo.

No obstante, destacó que, debido a la delicada situación financiera de la empresa Petróleos Mexicanos, si en este contexto decidiera salir al mercado bursátil mexicano, los inversionistas podrían castigar el precio de venta de las acciones.

“El gobierno actual no estaría dispuesto, de alguna manera, a soltar la soberanía de Pemex, permitiendo que inversionistas internacionales se conviertan en socios de la empresa productiva del Estado”, acotó Jacobo Rodríguez.

“Hoy la empresa es poco atractiva, pero la inyección de capital con una OPI le quitaría una carga; sin embargo, es conveniente que tenga todo un programa para aumentar la producción para que sea rentable para los inversionistas”, dijo el directivo de BWC.

Agregó que para que Pemex aumente su atractivo son necesarios una serie de cambios internos y una reestructura muy profunda en sus operaciones para darle mayor confianza a los inversionistas.

El pasado viernes, el gobierno federal anunció un plan de apoyo para Pemex que, entre otros puntos, considera cero endeudamiento para este año, menor carga fiscal y mayor inversión.

Las medidas apuntan a una inyección de 5,200 millones de dólares —103,000 millones de pesos.

Para este año, la empresa Petróleos Mexicanos pretende refinanciar 6.6 millones de dólares de deuda, la cual ascendió a 104,100 millones de dólares al 30 de noviembre del año pasado, de acuerdo con una presentación a inversionistas.

[email protected]