A finales de noviembre HSBC Global Asset Management listará un ETF en el Sistema Internacional de Cotizaciones (SIC) enfocado en principios ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG) en donde se incluyen a 38 empresas mexicanas, adelantó Olga de Tapia, jefa de ventas de ETF de la firma financiera.

Dentro del Exchange Traded Fund (ETF) o fondo cotizado en Bolsa se encuentran el gigante de telecomunicaciones América Móvil, la minorista Walmart de México y Centroamérica, así como el grupo financiero Banorte y Cementos Mexicanos, que tienen altas calificaciones por sus lineamientos ESG.

También emisoras como Fomento Económico Mexicano (FEMSA), Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP),  Grupo Carso, la minorista Chedraui, se encuentran representados en el índice, pero con un reducido rating porque incumplen con temas de ESG, explicó.

Acerca de por qué algunas empresas tienen bajas calificaciones dentro de los parámetros ESG, Olga de Tapia explicó que podrían tener “un bajo rating en temas sociales o de gobernanza”, por ejemplo, como “malos salarios o mala estructura o que mo tienen beneficios para sus empleados”.

Además de ese ETF de mercados emergentes, listará otros dos con enfoque sostenible, entre octubre y noviembre.

Tapia aseguró que la demanda por esta clase de valores ha crecido exponencialmente en los últimos años, y añadió que la pandemia ha provocado un mayor interés por este tipo de inversiones en instrumentos con un enfoque sostenible.

Entre las razones, dijo, es que los ETF son vehículos versátiles que los puede comprar cualquiera, desde uno individual hasta los más sofisticados.

Otro impulso ha sido la regulación, que está obligando a hacer este tipo de inversiones.

“Por ejemplo, los fondos de pensiones en Holanda no pueden invertir en algo que no sea sostenible (...) En Francia están metiendo mucha presión para que esto aumente, tienen que tener por lo menos 70% de este tipo de inversiones. Para los clientes institucionales es más un tema regulatorio y no tienen otra opción que migrar a esto”, explicó.

Más sensibles

Otra tendencia, prosiguió, ha sido más la pandemia que ha ayudado a sensibilizar a los inversionistas minoristas o de las bancas privadas. “La pandemia ha ayudado mucho a generar conciencia”, subrayó.

Un informe de Morningstar, firma de investigación financiera, afirmó que tanto el número de ETF centrados en la sostenibilidad, como sus activos, se han duplicado en los últimos tres años.

Olga Tapia dijo que a fines del segundo trimestre de 2020, había 534 ETF enfocados en la sostenibilidad, con un valor total combinado de 250,000 millones de dólares. Estados Unidos representa 20% de este mercado, frente al 13% de hace tres años.

Según la firma, estos fondos indexados que invierten en empresas que tienen una alta calificación en factores ambientales, sociales y de gobernanza (ESG) han recibido un impulso e interés durante la pandemia de la Covid-19.

termometro.economico@eleconomista.mx