El conglomerado mexicano Alfa dijo que planea continuar reduciendo su deuda este 2019, apoyado en una sólida generación de flujo, además de los recursos provenientes de la venta de activos no estratégicos.

La deuda neta de Grupo Alfa, que agrupa firmas de telecomunicaciones, alimentos, energía y autopartes, ascendía al cierre de junio a 7,122 millones de dólares, un 1.0% menos que a finales de marzo, soportada por una sólida generación de efectivo.

La firma, que presentó este miércoles 17 de julio sus resultados financieros del segundo trimestre del año, dijo que su flujo operativo sumó 595 millones de dólares en este periodo, incluyendo una ganancia extraordinaria proveniente de la venta del negocio de fibra óptica de su unidad telefónica Axtel.

Alfa espera que en los próximos meses su subsidiaria petroquímica Alpek concrete la venta de dos plantas de cogeneración.

Al cierre del trimestre, la deuda neta de caja era equivalente a 2.7 veces el flujo de la compañía de los últimos 12 meses, según el informe. 

Utilidades caen 48 por ciento

El conglomerado Alfa reportó un retroceso de 48% en su utilidad neta respecto al mismo lapso de 2018, al pasar de 184 millones de dólares a 95 millones de dólares.

De acuerdo con su reporte financiero enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), en estos tres meses sus ingresos fueron de 4,473 millones de dólares, lo que significó una disminución de 8.0 por ciento.

Entre abril y junio pasado, el flujo operativo del grupo regiomontano también reportó una baja, al descender 12% en relación al mismo trimestre de 2018 y ubicarse en 595 millones de dólares.

Para el director general de Alfa, Álvaro Fernández, los resultados operativos y financieros mostraron un comportamiento acorde a sus expectativas y se mantuvieron conforme a la guía de resultados, apoyados por un aumento secuencial en el Flujo en sus negocios.

No obstante, detalló, en junio los precios de la carne de cerdo disminuyeron en el mercado estadounidense, además se mantiene presente el riesgo de volatilidad, por lo que continuará trabajando para hacer frente a dicha situación.

Explicó que luego de un lento inicio del año, Alpek registró una sólida recuperación, a pesar de la baja en los precios de materias primas; mientras que los resultados de Nemak estuvieron acorde con las expectativas, que anticiparon un menor volumen en todas las regiones, debido a un menor dinamismo en la industria y en la demanda de ciertos clientes.

“En la primera mitad del año, Axtel registró un flujo mejor de lo esperado, gracias a eficiencias operativas. Por otra parte, Newpek reportó un menor flujo negativo trimestre contra trimestre, debido a un repunte en los precios del petróleo en comparación con el primer trimestre de 2019”.