Gruma, una de las principales productoras de harina de maíz en el mundo, reportó un tercer trimestre con resultados mixtos, con crecimiento en ventas, pero caídas en el flujo operativo (EBITDA), en comparación con igual periodo del 2020.

Las ventas netas del periodo se incrementaron 2%, a 23,903 millones de pesos por más ventas en Estados Unidos, por el aumento en el precio de harina de maíz, tanto en el mercado estadounidense como en el mexicano.

Aunque las caídas se observaron en la UAFIRDA (la utilidad antes de financiamiento, impuesto sobre la renta, depreciación y amortización), que disminuyó 7%, cerrando en 3,694 millones de pesos, mientras que la utilidad neta mayoritaria se contrajo 10.o%, a 1,478 millones de pesos, debido a efectos por tipo de cambio.

Gruma expuso que su costo de ventas subió 7%, a 15,293 millones de pesos por mayores precios de maíz y por la inflación en otras materias primas (sin especificar especificar), así como por mayor costo de mano de obra Estados Unidos y Europa. “El tercer trimestre reflejó una evolución positiva en el canal minorista de tortilla en Estados Unidos y en Europa, además de la recuperación gradual del canal industrial de tortilla en estas dos divisiones”, indicó la emisora en el reporte enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

“El reporte de Gruma fue neutral, ya que si bien el volumen en EU presentó un atractivo repunte (considerando el efecto cambiario), en México, como el resto de regiones el contexto fue muy modesto. Anticipábamos una base comparable difícil del 2020, tanto en volumen como en resultados operativos. Hacia el 2022, la atención estará en la participación de mercado en EU, en el reequilibrio del portafolio de productos, el escenario operativo con un posible mercado de commodities con cierta normalización ”, expuso Roberto Solano, coordinador de Análisis Bursátil en Monex.

judith.santiago@eleconomista.mx