Los precios de los alimentos siguieron bajando en enero para situarse en sus mínimos en siete años, indicó el jueves la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que advierte, además, que los efectos del fenómeno meteorológico El Niño sobre la producción agrícola generan preocupación.

La caída de precios de enero fue de 1.9% respecto del mes anterior y de 16% respecto del mismo mes del 2015, registrando su nivel más bajo desde abril del 2009 , precisó la FAO.

Los descensos se registraron en casi todos los productos básicos, en particular en el azúcar , escribió la entidad con sede en Roma.

Entre los principales factores de la baja, la FAO menciona la abundancia de suministros agrícolas, la desaceleración económica mundial y el fortalecimiento del dólar estadounidense .

El índice de precios del azúcar cayó 4.1% respecto de diciembre, su primer descenso en cuatro meses , debido a que las condiciones de los cultivos mejoraron en Brasil, el principal productor y exportador de azúcar del mundo.

El índice de precios de los productos lácteos cayó 3%, arrastrado por la abundancia de suministros tanto en la Unión Europea como en Nueva Zelanda y por una escasa demanda mundial de importaciones.

El índice de precios de los cereales se redujo 1.7%, en un contexto de amplios suministros y de aumento de la competencia por los mercados de exportación, especialmente de trigo y maíz, así como por la fortaleza del dólar.

El índice de precios de la FAO es un índice ponderado con base en los intercambios comerciales y hace el seguimiento en los mercados internacionales de cinco grupos de alimentos básicos: cereales, aceites vegetales, productos lácteos, carne y azúcar.

La FAO analiza los efectos contrastados de El Niño, un fenómeno natural resultante de la interacción entre el océano y la atmósfera en las zonas oriental y central del Pacífico ecuatorial.