La fiebre por lo renovable no cesa. Los analistas de Barclays resaltaban justo antes del estallido de la crisis desatada por el coronavirus que el sector eléctrico se había convertido en uno en  crecimiento a medida que la descarbonización dispara su inversión en renovables.

El aumento de las fusiones y adquisiciones puede suponer un aumento de entre el 15 y el 30% en las valoraciones del conjunto de empresas de la industria renovable, según estimó Goldman Sachs a la hora de resaltar las oportunidades de inversión que depara aún el sector.

La apuesta inversionista de Goldman Sachs se centra en los líderes europeos del sector, y en los impulsos adicionales que podrían recibir con nuevos movimientos de consolidación.

El banco de EU enumera sus seis valores europeos preferidos para elevar la exposición a las renovables: la alemana RWE, la portuguesa EDP Renovables, la italiana Enel, la danesa Orsted, la británica SSE y la española Iberdrola. Esta última recibió la mejora de recomendación por parte de Goldman Sachs.