Goldman Sachs rebajó su previsión de demanda interanual de crudo para el 2019, citando la decepcionante actividad económica, que se debilitó más por el clima más cálido, la caída de la demanda de combustible para energía y revisiones bajistas históricas, sugiriendo un menor crecimiento de la demanda en el 2018.

El banco revisó a la baja su previsión de crecimiento de la demanda de crudo para el 2019, a 1.275 millones de barriles por día (bpd), desde 1.45 millones de bpd a comienzo de año.

No obstante, sigue por encima de las estimaciones de consenso en torno a 1.05 millones de bpd para el 2019, agregó la entidad de Wall Street.

“Si todo lo demás sigue constante, estimamos que una revisión alcista de consenso para las expectativas de crecimiento de la demanda de crudo en el 2019, a nuestra de previsión de 1,275 millones de bpd, haría avanzar los precios del Brent en 6 dólares por barril”, señaló.

Goldman Sachs prevé un crecimiento de la demanda de petróleo en el 2020, a 1.45 millones de bpd, por una aceleración gradual del crecimiento económico global, además del impulso de la demanda que generarán las nuevas reglas de combustible para barcos de la Organización Marítima Internacional desde el comienzo del 2020.

Los precios del crudo subieron el lunes por preocupaciones de que la captura de un tanquero británico por parte de Irán la semana pasada pueda generar interrupciones en el suministro en Medio Oriente y después de que Libia reportó un breve cierre de su mayor yacimiento petrolero.

Pesimismo

La confianza en el mercado del petróleo dio un giro dramático en los últimos días, ya que fondos de cobertura, productores y operadores están adoptando posiciones más pesimistas en respuesta a las señales de un demanda global débil.

El mercado petrolero ha tenido dificultades para sostener sus avances, a pesar de las restricciones a los suministros que generalmente son consideradas como factores alcistas para los precios.

Las sanciones estadounidenses contra Venezuela e Irán han removido más de 1.5 millones de barriles de los suministros diarios en el mercado global, mientras que la OPEP extendió un recorte de su producción hasta el 2020 y las tensiones entre Estados Unidos e Irán se están incrementando.

De todas formas, los futuros del Brent han tenido problemas para mantenerse por encima de 65 dólares el barril y se hundieron en cerca de 7% la semana pasada. En tanto, los futuros del crudo en Estados Unidos rara vez han podido superar 60 dólares por barril.

Ayer, el referencial europeo Brent ganó 1.26% o 79 centavos a 63.22 dólares el barril, mientras que el estadounidense WTI subió 1.06% o 59 centavos y cotizó en 56.22 dólares el barril. La mezcla mexicana de exportación ganó 0.97% o 55 centavos a 57.54 dólares el barril. Finalmente la gasolina en EU cayó 0.68% y se vendió en 1.8279 dólares el galón.