Goldman Sachs, uno de los bancos más pesimistas en torno al mercado petrolero por casi un año, elevó el lunes su pronóstico para el precio del crudo a corto plazo en Estados Unidos, al proyectar recortes más profundos en la producción global.

El banco prevé que el petróleo en Estados Unidos promedie 45 dólares por barril en el segundo trimestre y 50 dólares por barril en la segunda mitad del 2016.

Los precios del crudo subieron en más de 2% el lunes, después de que Goldman expresó que el mercado puso fin a casi dos años de sobreabastecimiento tras las interrupciones en los suministros.

El banco de inversión, cuyas previsiones son seguidas por una serie de fondos de cobertura, ha reiterado que los precios del barril de petróleo podrían caer en torno a 20 dólares para volver a estabilizar al mercado.

Goldman elevó en 200,000 barriles por día su pronóstico para el crecimiento de la demanda global de crudo a 1.4 millones de barriles, anticipando una mayor demanda de Asia, especialmente de China. El banco proyecta un declive más gradual en los inventarios en la segunda mitad del año.

Interrupciones

Los mercados petroleros se han beneficiado de recientes interrupciones de suministros en Nigeria y una baja en la producción de más de 1 millón de barriles de crudo por día en Canadá, debido a incendios forestales en la región de Alberta.

La semana pasada, Goldman Sachs expresó que la clave para una recuperación sostenida en los precios del petróleo sería un declive estable en la producción de los países fuera de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

Ve déficit sostenido en el tercer trimestre, momento hasta el cual los precios se negociarían en torno a los niveles actuales.

El banco redujo a 52.50 dólares su pronóstico para el precio del crudo en Estados Unidos en el 2017, desde 57.50 dólares, y prevé que los mercados vuelvan a registrar un superávit en el primer trimestre del 2017.

La producción de crudo de Nigeria ha caído en casi 40%, a 1.4 millones de barriles por día, debido a ataques de militantes contra instalaciones en la región del Delta, dijo el lunes el ministro de Petróleo del país.

Los comentarios de Emmanuel Ibe Kachikwu se producen en medio del resurgimiento de los militantes en la región sureña que produce la mayoría del petróleo del que Nigeria depende para cerca de 70% de sus ingresos.

El bombeo de crudo del país africano Nigeria se ha reducido tras los ataques de un grupo autodenominado Los Vengadores del Delta del Níger, que dicen quieren una proporción mayor de las ganancias del petróleo e independencia para la pantanosa región donde los residentes se han quejado por largo tiempo de la pobreza que los azota.

Los ataques han golpeado a plataformas que pertenecen a Chevron y Shell .

Debido a los incesantes ataques y los trastornos de producción en el Delta del Níger (...) estamos produciendo alrededor de 1.4 millones de barriles por día , dijo Kachikwu a la Cámara Baja.

Estábamos en 2.2 millones de barriles por día (bpd), pero hemos perdido 800,000 barriles diarios , agregó el ministro.

El presupuesto para el 2016 asume una producción petrolera de 2.2 millones de bpd, a un precio de 38 dólares el barril.