Las perspectivas bursátiles para el 2017 de la banca española continúan generando discrepancias entre las principales firmas internacionales de análisis. Los inversionistas también reflejan sus dudas.

Después de comenzar el 2017 con las mayores subidas del Ibex, la banca ha borrado gran parte de estos avances iniciales.

La semana pasada Deutsche Bank apenas veía potencial en el sector. Una semana después, una de las firmas más influyentes, Goldman Sachs, sí ve un amplio margen de subida en Bolsa en la banca española.

Los expertos de Goldman pasan revista a los siete bancos cotizados en el Ibex y en los siete casos revisa al alza sus valoraciones.

Los dos grandes bancos españoles reciben una notable mejora por parte de la firma estadounidense. Eleva el precio objetivo de Santander desde los 5.35 hasta los 6.4 euros por acción, y hace lo propio con BBVA desde los 6.55 hasta los 7.85 euros.

En los dos casos las nuevas valoraciones representan un potencial alcista adicional de 25% respecto del cierre del pasado viernes.

El optimismo de Goldman Sachs no se limita a los dos grandes bancos españoles. También augura subidas superiores a 20% en el caso de Banco Sabadell, al elevar su precio objetivo hasta los 1.64 euros.

Un porcentaje muy superior aún podría anotarse el valor más castigado del Ibex en el 2016, Banco Popular.

La firma estadounidense ha aumentado su precio objetivo desde los 1.1 hasta los 1.31 euros por acción, un nivel que supone un potencial alcista de 40% respecto del cierre del viernes.

Con esta remontada recuperaría parte de las pérdidas de 66% acumuladas en el 2016, las mayores de todo el Ibex.

Las perspectivas alcistas son mucho más moderadas en CaixaBank.

Goldman Sachs eleva su valoración desde los 3.1 hasta los 3.6 euros por acción, un nivel que se sitúa 7% por encima del cierre de la semana pasada en las acciones de la entidad catalana.