La entidad estadounidense posee de forma indirecta el 0.613% del capital social de FCC, en la que el magnate mexicano Carlos Slim se sitúa como el primer accionista con un 27.24 por ciento.

Además, Goldman Sachs ha notificado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) contratos de swap y CFD (un tipo de derivado financiero) sobre un paquete de 28.8 millones de acciones que equivaldría al 11.06% del capital de FCC.

Los contratos sobre las acciones de FCC tienen su vencimiento en 2016 y 2025.

Mediante esta misma fórmula también está presente el fondo de gestión alternativa Three Bay Capital, que a finales del pasado año asomó una participación del 11.5% a través de distintos instrumentos financieros.

Esta misma semana, el empresario mexicano Carlos Slim ha notificado a la CNMV un aumento del 26.13% al 27.24% de su participación en el capital de FCC, por debajo del 30 % que le exigiría lanzar una oferta pública de adquisición (OPA) sobre la compañía.

El pasado mes de diciembre, fue el multimillonario George Soros quien decidió salir del capital de FCC, en la que tenía una participación del 3.385% a través de un contrato de derivados.

Además, la empresaria Esther Koplowitz cuenta a su vez con una participación del 22.49% de la empresa, en vísperas de arrancar la nueva ampliación de capital por 709.5 millones que la compañía aprobó recientemente y en la que sus principales accionistas, Slim y Koplowitz, se han comprometido a acudir -directa o indirectamente- con la cantidad que les corresponda.

En el accionariado de FCC también está presente el multimillonario Bill Gates con un 5.7 por ciento.

[email protected]