Banco del Bajío reportó al cierre del segundo trimestre del año una ganancia neta de más de 1,224 millones de pesos, lo que significó 30.2% más en comparación con los beneficios de 940 millones de pesos reportados en igual periodo de 2017.

De acuerdo con el balance trimestral de la institución, los beneficios acumulados de la entidad financiera de la primera mitad de 2018 ascendieron a 2,380 millones de pesos, monto que implicó un alza anual de 36.7% respecto al primer semestre del año pasado.

La mayor utilidad trimestral en su comparación anual la explicó el Banco del Bajío en el incremento en los ingresos totales, los cuales aumentaron a un ritmo de 24.4%, en gran medida por el margen financiero antes de estimación preventiva para riesgos crediticios, que en el periodo alcanzó los 2,782 millones de pesos, cifra 25.3% mayor al registrado en 2017.

De acuerdo con su reporte, el positivo resultado trimestral se alineó al principal negocio de la institución, ya que la cartera de actividad empresarial o comercial superó los 130,445 millones de pesos al concluir junio pasado, saldo que significó una expansión de 20.4% con respecto al mismo período de 2017.

De forma particular, el portafolio financiero Pyme registró un crecimiento de 22.8%, en tanto que el empresarial mostró un avance de 19.3 por ciento.

Además, la actividad crediticia se acompañó de una buen comportamiento de la cartera, toda vez que el Índice de Morosidad (Imor) continuó siendo uno de los más bajos del sistema, al colocarse en 0.95% al cierre del segundo trimestre de 2018, promedio ligeramente por encima del nivel de 0.89% que registró al concluir el mismo periodo del año previo.

A la par de lo anterior, la captación total al finalizar el segundo trimestre se incrementó en 19.1 por ciento con respecto a igual periodo de 2017, al ascender a 128 mil 416 millones de pesos, y en cuyo monto sobresalió el aumento a tasa anual de 14.6% de los depósitos a la vista y de 23.2% de los depósitos a plazo.

abr