El conglomerado estadounidense General Electric aumentó en 2012 un 4% el beneficio neto a 13,640 millones de dólares y un 8% en el último trimestre del año a 4,000 millones de dólares, gracias a la recuperación de su filial financiera, que contribuyó con casi la mitad de la rentabilidad.

Considerado como un barómetro de la economía estadounidense debido a la diversidad de sus actividades -de la aeronáutica a las finanzas, pasando por los medios de comunicación y los electrodomésticos, entre otros-, GE superó ligeramente las previsiones de los analistas.

Salvo elementos excepcionales, la ganancia por acción ascendió el año pasado 1.52 dólares, contra los 1.51 dólares esperados por los analistas. En los últimos tres meses del 2012, General Electrice también tuvo resultados un poco mejor de los esperados, con un beneficio por acción de 44 centavos, en comparación con los 43 centavos previstos.

El volumen de negocios de la compañía en 2012 aumentó un 3% a 147,400 millones de dólares y las ventas de la industria totalizaron 100,900 millones de dólares, un alza del 6% en comparación con 2011.

Entre octubre y diciembre, las ventas del gigante estadounidense se elevaron a 39,300 millones de dólares, un aumento del 4 por ciento. De estos, 27,300 millones provinieron de la industria.

RDS