Bank of America (BofA) reportó el lunes un aumento de 34% en sus ganancias del primer trimestre del 2018, superando las estimaciones de Wall Street, al beneficiarse de unas tasas de interés más altas y de un crecimiento en los préstamos y los depósitos.

Los ingresos del segundo banco más grande de Estados Unidos por activos aumentaron en tres de sus cuatro principales negocios.

En su banca de consumo, su mayor unidad, la facturación se elevó en 9 por ciento.

Unas tasas de interés más altas ayudaron a BofA a cobrar más por sus préstamos, al tiempo que mantuvo bajas sus tasas de depósito.

El prestamista depende en gran medida de unas tasas de interés altas para maximizar sus ganancias, ya que tiene un gran saldo de depósitos y unos valores hipotecarios sensibles a las tasas.

Una caída de 1% en los gastos también ayudó a impulsar los resultados del banco, en medio de los esfuerzos de su presidente ejecutivo, Brian Moynihan, por recortar los costos.

Las acciones del banco cerraron el lunes en Wall Street con una ganancia de 0.40%, a 29.93 dólares cada una.

Sus títulos han ganado 33% en los últimos 12 meses, pero cayeron alrededor de 3% el viernes.

“Una fuerte actividad de los clientes, junto con un crecimiento de la economía global y la sólida actividad de consumo en Estados Unidos, llevaron a registrar ganancias trimestrales”, dijo Moynihan en un comunicado.

La ganancia neta atribuible a los accionistas aumentó a 6,490 millones de dólares en los tres meses que finalizaron el 31 de marzo, desde los 4,840 millones de dólares reportados en el mismo periodo del año anterior.

Las utilidades por acción se incrementaron de 45 a 62 centavos de dólar. En promedio, los analistas tenían estimado de una utilidad de 59 centavos por acción.