El banco estadounidense Morgan Stanley duplicó su ganancia en el último trimestre del año pasado, superando con creces las expectativas, debido a un aumento de las operaciones de intermediación tras las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

Las ganancias aplicables a los accionistas comunes del banco se dispararon a 1,510 millones de dólares en los tres meses terminados el 31 de diciembre, desde los 753 millones de dólares del mismo periodo de un año antes, mientras que las ganancias por acción aumentaron de 39 a 81 centavos.

Sin embargo, eso no evitó que sus acciones cayeran el martes en Wall Street 3.79%, a 42.15 dólares cada una, luego de haber comenzado la jornada con un alza de 1.6%, a 44.49 dólares.

Las intermediaciones de bonos y acciones crecieron a raíz de la sorpresiva victoria electoral de Donald Trump el 8 de noviembre, ya que los inversores consideraron que el próximo mandatario estadounidense impulsará políticas que activarán la economía de Estados Unidos y alentarán la inflación.

Los ingresos en la división de renta fija del banco subieron a 1,500 millones de dólares en el cuarto trimestre, desde los 550 millones del mismo período del año previo, un aumento cercano a 173 por ciento.

Gana

Por su parte, JPMorgan Chase & Co, el mayor banco de Estados Unidos por activos, informó de un aumento de 31% en sus ingresos de renta fija la semana pasada, mientras que Bank of America Corp, segundo en esta categoría, dijo que sus ingresos por intermediación de valores de renta fija, monedas y materias primas subieron 12 por ciento.

Goldman Sachs Group Inc, el tradicional rival de Morgan Stanley, informará sus resultados el miércoles.