El beneficio neto de CaixaBank, tercer banco español en capitalizacion bursátil, cayó un 42% en el tercer trimestre, a 7 millones de euros, anunció este viernes la entidad, que ha sido castigada como el conjunto de la banca española por las provisiones exigidas por el gobierno.

Sin embargo, esta caída es menor que en el primer y segundo trimestre, 84% y 78%, respectivemente.

El producto bancario neto mejoró, subiendo un 36,3% a 1,059 millones de euros, gracias sobre todo a la absorción de Banca Civica en junio.

Esta operación convirtió a CaixaBank en el número uno en cuanto a activos en el mercado español, por delante del BBVA y del Santander, con 344,000 millones de euros en activos a finales de septiembre.

Los resultados de la veterana caja de ahorros catalana fueron recibidos con tibieza en la Bolsa de Madrid, donde su acción ganaba 0.31% en un parquet a la baja de 1.30% hacia las 11HOO GMT.

En los nueve primeros meses del año, su beneficio se hundió un 79.5%, a 173 millones de euros. El producto neto bancario se disparó un 22.7%, a 2,845 millones de euros.

Grupos Financieros España

Las pérdidas antes de impuestos en el trimestre y en los primeros nueve meses del año de CaixaBank se elevan a 71 millones y 69 millones, respectivamente.

Para sanear sus balances, el banco debió dejar de lado 8,374 millones de euros entre enero y septiembre, es decir 4,524 millones de euros en provisiones.

Los 3.850 millones de euros restantes provienen de la parte que asumió CaixaBank del valor de las carteras de crédito y bienes suminisstrados por Banca Civica, explicó en un comunicado.

Las autoridades españolas impusieron a los bancos del país que tienen que sanear de una vez por todas sus balances ante los activos inmobiliarios riesgosos, lo que los llevará a efectuar más de 80,000 millones de euros en nuevas provisiones en 2012.

"En total, CaixaBank ya ha cubierto el 78% de las provisiones exigidas", precisó el banco.

Estas provisiones extraordinarias siguieron amputando los resultados de los bancos españoles en el tercer trimestre, incluído el número uno del sector, el Santander, cuyo beneficio neto en este periodo se derrumbó hasta los 100 millones de euros, es decir 18 veces menos que entre julio y septiembre del 2011.

Para sanear los bancos españoles más damnificados por su elevada exposición al sector inmobiliario, derrumbado desde el estallido de la burbuja en 2008, la zona euro concedió en junio una ayuda a España de hasta 100,000 millones de euros.

RDS