Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP), la compañía cuyas acciones registraron las mayores ganancias de las emisoras que conforman el principal índice de la Bolsa Mexicana de Valores el año pasado, enfrenta todo un reto para poder replicar ese logro.

En el 2015, las acciones de la compañía administradora de 12 terminales aéreas ganaron 68% (la mayor alza anual desde que comenzó a cotizar en el mercado de valores en febrero del 2006 y un incremento nada fácil de duplicar).

El lunes, GAP dio los primeros pasos para al menos darle a sus inversionistas y analistas una idea de cómo ve este año a fin de que puedan sacar sus conclusiones sobre la evolución que tendrá el precio de su acción.

La empresa, por ejemplo, agregó que estima que su tráfico de pasajeros avanzará entre 6 y 8% este año, una cifra que más que duplica el crecimiento esperado para la economía mexicana de 2.7%, pero que al mismo tiempo es inferior al alza de 11.8% que registró el año pasado.

Por lo que se refiere a ingresos, GAP espera que éstos suban entre 11 y 13% en el 2016, al tiempo que estima que su flujo de efectivo crezca entre 10 y 12 por ciento.

Hasta septiembre del 2015, los ingresos de la compañía aeroportuaria, que aún no reporta los resultados del último trimestre del 2015, registraban un avance de 50.3%; mientras que su flujo operativo (EBITDA) subió 39 por ciento.

Así, su guía de resultados muestra que si bien GAP está consciente que replicar lo que vivió en el 2015 será difícil, al menos ve un panorama favorable.

La empresa reconoce, de forma indirecta, que las posibilidades de que vuelva a ocupar la primera posición en materia de rendimiento dentro de las emisoras que conforman el IPC, o de que supere su rendimiento histórico del 2015, es baja.

Los analistas coinciden con esa apreciación, aunque algunos de ellos esperaban quizás un poco más de la compañía aeroportuaria.