Los futuros de la soya subieron por tercer día seguido el miércoles, alcanzando máximos cercanos a las seis semanas, ante expectativas de una mayor demanda por exportaciones y el contagio de las alzas en los mercados financieros.

Los futuros del maíz registraron un máximo de cinco semanas. Sin embargo, los futuros del trigo cayeron.

Operadores dijeron que los envíos de soya de EU pueden beneficiarse de un alza en los impuestos a las exportaciones de soya, aceite y harina de la oleaginosa en el proveedor rival Argentina.

El aumento reducirá la inversión agrícola y probablemente resulte en cosechas más pequeñas en Argentina, dijeron agricultores y economistas. Los agricultores argentinos probablemente también almacenarán soya debido a los impuestos, en lugar de venderlos en el mercado global, señaló Brian Hoops, presidente de la firma estadounidense Midwest Market Solutions. “Nos da la oportunidad de vender un poco más”, manifestó.

Estados Unidos enfrenta una fuerte competencia por las exportaciones de soya de América del Sur, particularmente Brasil, donde se espera que los agricultores alcancen una gran cosecha.

El contrato de soya más activo en Chicago subió 0.4%, a 9.0725 dólares por bushel. El maíz para marzo cerró con un avance de 1.4%, a 3.87 dólares por bushel. El contrato más activo del trigo cayó 1.7%, a 5.1825 dólares por bushel. Estimaciones de una gran producción mundial ayudaron a frenar los precios del trigo, señalaron analistas.