Los acuerdos globales cerrados este año superaron el pasado martes la cifra del billón de dólares, registrando el ritmo más rápido en alcanzar ese nivel, gracias a una oleada de consolidaciones en Estados Unidos y a la aceleración de la actividad en el Reino Unido, China, Alemania y Japón.

Animados por el crecimiento económico y la confianza de las empresas, los banqueros han encadenado operaciones de más de 10,000 millones de dólares en el 2018.

Las rebajas fiscales aprobadas por Washington el año pasado han servido de acelerador, ya que los consejos de administración han reconsiderado la cantidad de capital que pueden destinar a adquisiciones.

Los acuerdos de este año incluyen la opa de la aseguradora estadounidense Cigna sobre el gestor de recetas farmacéuticas Express Scripts por 67,000 millones de dólares, la adquisición por la eléctrica alemana Eon del grupo de energía renovable Innogy por 43,000 millones de euros, y la oferta de 2,100 millones de libras de Comcast por el grupo de medios paneuropeo Sky.

El crecimiento a nivel global es sólido, los líderes empresariales siguen siendo optimistas, los mercados financieros se muestran cooperativos y la competencia afecta a todas las industrias.

La actividad aumenta 50% con respecto a hace un año y es 12% mayor que en el mismo punto del 2007, que sigue teniendo el récord de fusiones y adquisiciones con acuerdos por un total de más de 4.6 billones de dólares en el año, según Dealogic.

Los datos muestran que la actividad en Japón y Reino Unido ha aumentado a más del doble respecto a hace un año, mientras que el volumen de fusiones y adquisiciones alemanas se ha multiplicado por cuatro.

Pese a que los inversores cuestionan la resistencia del ciclo de negocio, los acuerdos registran un ritmo más alto que antes de la crisis financiera o durante la burbuja y la crisis tecnológica.

La expansión económica estadounidense, que fue tomando forma lentamente después de la crisis financiera, es una de las más largas de la historia del país.

Leon Kalvaria, presidente del negocio de clientes institucionales de Citigroup, explicó que las compañías buscaban formas de aumentar las ventas y de reducir costes, dos prioridades que estaban impulsando los acuerdos. Las compañías —y sus patrocinadores del capital riesgo— han apostado a lo grande en los acuerdos recientes.

El tamaño medio de las transacciones ha alcanzado un récord de 131 millones de dólares este año, lo que refleja los movimientos “transformadores” que están llevando a cabo las empresas, según Anton Sahazizian, responsable de M&A estadounidenses de Moelis & Company.