De entrada, hay correcciones a la baja muy grandes en la producción de maíz. De hecho, respecto de los estados más al norte tiene sentido que hayan sido revisados. Sin embargo, la producción de los estados del sur ya estaba disponible desde temprano en la Compañía; es más, desde antes del paro administrativo. Eso indica sin duda que algo está fuera de sitio, pues es un poco tarde para calcular, al menos cuando se cosechó temprano.

El mercado estaba claramente esperando un reporte bajista en maíz, incluyente de un incremento en la producción por rendimiento y posiblemente por incremento de área. Esto simplemente no sucedió, y para cuando las cuentas se hacen, la producción norteamericana suma 13,000 millones 925,000 bushels lo cual está debajo de lo que habían calculado anteriormente y el rendimiento queda en 158.8 bu/acre, también por debajo de los 160.4 que se había calculado con anterioridad. Sea como sea, esta cosecha es muy superior a la anterior, y esto de ver el vaso medio lleno o medio vacío es cuestión de tiempo. Hoy, por la respuesta del mercado, al contrastar la información contra las expectativas se antoja un tema alcista. Sin embargo, traducido a lo que se tiene en relación con el año pasado es un mundo de diferencia: básicamente hay 3,000 millones 145,000 bushels más de maíz que el año pasado; y eso incluye todas las inconsistencias anteriores.

Así se gestó la sorpresa y, entre el dato de la baja en rendimiento y la combinación que se hace con el incremento del uso de alimento balanceado, la idea de precio respecto de la expectativa cambia dramáticamente. Sobre lo anterior resaltamos que se ofrece un dato históricamente alto en el uso de alimento balanceado con una población animal que es incluso más baja que el año pasado. Eso lo veremos más adelante; mientras tanto, tenemos que encontrar un espacio de tregua en la caída del precio de maíz. Es muy importante que, si tienes maíz por vender, uses estos incrementos de precios para afianzar una estrategia que te proteja a las bajas porque, sea como sea, hay bastante maíz y no estamos en situación similar al año anterior.

Para ser más puntual en eso del alimento balanceado, el USDA dice que éste es el mayor uso trimestral de alimento balanceado en la historia. Se usaron 2.430 millones de bushels de maíz, que es muchísimo. Podemos seguir diciendo misa en este sentido, pero no se te olvide que a ciencia de lo conocido aun con las inconsistencias de la información proporcionada, los inventarios de maíz en diciembre son los segundos mayores en récord reciente. Además, la relación de inventarios divididos por demanda se arregló, eso indica que hay maíz para esta demanda proyectada y más.

Lo que nos queda es lógicamente ver cómo la demanda usa los inventarios anteriores para cerrar el año agrícola. De momento, el USDA está sugiriendo un cambio sustantivo para los inventarios finales. Incluso con las consideraciones de alza en la demanda y menos producción, el maíz esta fuera de la zona de peligro. Con eso me atrevo a pensar y sugerir que éste ha sido el reporte que más noticias alcistas trae a la mesa; difícilmente habrá más noticias alcistas. Y, si esto cambia, ¿para donde crees que cambie? Recuerda que un mercado alcista necesita compra para seguir alzando y en las alzas las compras se frenan. Veamos quién quiere y quién necesita.

Y tú, en eso de administrar riesgos, ¿estás en buenas manos?

[email protected]