El presidente de BBVA, Francisco González, adquirió 56,950 acciones de la entidad a 6.78 euros por acción. La operación consolida a González como el consejero con más acciones del segundo banco español.

Tras las últimas compras, ya tiene 0.073% del capital del banco, en un paquete valorado a precios de mercado en 33 millones de euros que González controla de forma directa y a través de derivados.

En la primera modalidad, el presidente es dueño de 0.040% de las acciones del banco. Además, tiene otro 0.027% a través de productos financieros.

Las últimas compras de González —valoradas en 386,000 euros— llegan con la acción de BBVA débil. Aunque ha rebotado sensiblemente desde los mínimos del año de 6 euros marcados a finales de marzo, la cotización aún acumula pérdidas de alrededor de 2% en lo que va del año. Sólo Bankia baja más entre los bancos del Ibex 35.

En las últimas sesiones, la acción de BBVA se está moviendo en un rango muy corto. Los inversores están atentos a la evolución de los acontecimientos en Argentina, donde la entidad opera a través de la marca Banco Francés.

Argentina fue un pieza importante para BBVA el año pasado. Hasta marzo, el grupo obtuvo el mejor resultado trimestral de los últimos tres años. Ganó 1,340 millones de euros, 11.8% más respecto al mismo periodo del año anterior, gracias a la moderación de los gastos y a los menores saneamientos y provisiones.